Pese a que la Biblia sigue siendo el libro más vendido del mundo no por eso es el más leído, y algunas razones de esto es que resulta aburrido, no interesante o irrelevante.

Alguien dijo que leer la Biblia debe ser semejante a leer el testamento de un padre. Nunca ha sido un bestseller un testamento ni un libro de leyes o disposiciones escrito por un notario. Leer tantas clausulas y terminología legal podría dormir incluso al más dedicado lector, pero mientras esto puede ser así de ninguna manera lo es para los familiares que en su lectura esperan que sus nombres sean pronunciados y parte de la herencia les toque a ellos.

La Biblia es el testamento de Dios al hombre y nos cuenta como podemos heredar sus promesas. Esta herencia abarca un reino eterno y la vida inmortal que le corresponde.

En ella encontramos, por cierto, partes legales del cual podemos aprender el mejor modo de convivencia para los seres humanos y cuál es la voluntad de Dios.

Gran parte de la Biblia se trata de interesantes historias de otros tiempos y culturas. Relata historias de personajes reales que mantuvieron una relación con Dios, pero no perdamos de vista el gran relato que nos cuenta, el origen del hombre, el problema de su pecado y su solución paso a paso. Nos cuenta de cómo a pesar de que el hombre no merece ser llamado hijo, el Padre lo adopta y sorprendentemente lo hereda.

La Biblia contiene poesía que son las expresiones de amor y confianza de los herederos hacia el Padre en las diferentes circunstancias de la vida: en tristezas, en desventuras, en fracasos, en triunfos, en alegrías, etc… En la Biblia hallas pensamientos, preguntas, razonamientos, consejos prácticos para el diario vivir en su sección sapiencial. La Biblia es para personas pensantes, para gente que tiene los pies en la tierra y que llora y ríe.

La Biblia tiene una sección de profecía. Los profetas testificaron sobre la voluntad del Padre para preparar a sus hijos para la herencia y anunciaron como sería el  reino. Los hijos no siempre se portan como el padre quiere y a veces vienen castigos o juicios pero también sanadoras palabras de consolación

Por sobre todo la Biblia nos cuenta sobre la vida más extraordinaria que ha existido jamás y de cómo este vino a hacer posible que ahora podamos ser llamados hijos del Padre y así ser herederos. Esto lo hallamos en los evangelios.

El nuevo testamento nos presenta cartas “familiares” para poner en orden y alistar a la familia de la fe para el día de la herencia.

Y finalmente la Biblia nos dice en el libro de las Revelaciones (o Apocalipsis) como será que el Padre nos dará la herencia y nos describe la felicidad de aquel día.

La Biblia se trata de Dios y de ti, es íntimamente personal, es su carta de amor y la disposición más clara de su revelación. A veces la Biblia no es fácil de comprender pero el esfuerzo vale la pena.

En estos tiempos de entretenimiento es fácil perder la atención y perder de vista lo que la Biblia es para nosotros. La Biblia es más que letras en un papel es una lampara para el caminante y el alimento del alma hambrienta. La Biblia es el testamento de los herederos.

No te puedes aburrir si lees con fe:

Heb 11:6  Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan.

Existen ciertas suposiciones que tienes que hacer para que este libro no te resulte aburrido ¿crees que Dios es real y que sigue hablando a través de ese libro?, ¿crees que su lectura tiene enormes recompensas para tu vida? ¿Cuál es tu meta cada vez que lo abres? ¿Es el de sólo ser informado o el de ser transformado? Pablo dice para qué nos sirven las Escrituras:

2Ti 3:15-17 … las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

No te puedes aburrir si interactúas con el autor:

La Biblia es el único libro que podrás leerlo en compañía de su autor, el Espíritu Santo:

Jua 14:26 … el Espíritu Santo, … él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Mucho de lo aburrido que a veces vemos en la Escritura es fruto de que no comprendemos que la Biblia es para dialogar con Dios. Él nos habla y nosotros le respondemos, le hacemos preguntas, le damos un comentario, le expresamos nuestro pensar y nuestro sentir.

Nunca ignores que ninguna palabra está en ella sin razón, hasta una jota o una tide (Mt. 5:18) tiene un cumplimiento. La Biblia se escudriña (Jn. 5:39), se examina u observa con gran detalle como a una obra de Van Gogh. No es que la Biblia sea aburrida sino que nosotros no sabemos buscar, trivializamos su contenido o incluso lo menospreciamos. Conviértete en un detective de la verdad, porque el que busca encuentra (Mt. 7:7). Muchos jóvenes se aburren en el salón de clases porque van sin ningún propósito para la vida, pero si tu propósito es tener una vida llena, dichosa y satisfactoria nunca te aburrirás al leer las Escrituras.

Finalmente, no te puedes aburrir si te sumerges en ella…

Hay muchos a quienes les aburre lo teórico, el bla bla bla. Pero la Biblia es para creer y actuar, es para aplicar. En ella tienes que aplicar mente, corazón y cuerpo. Usa todos tus recursos mentales y racionales para comprenderla en el contexto en que fue escrita, usa todo tu corazón para percibir las historias en tu propia piel y usa todo tu cuerpo, tu tiempo y recursos para llevarla a cabo.

Nunca jamás te aburrirás, pues pasarás a la dimensión donde sabes que Dios te habla.