Cristopher Hitchens ateo ya fallecido en 2011 decía que Dios es el peor genocida y asesino de la historia puesto que ordenó “matar” a pueblos enteros en el Antiguo Testamento ¿Están justificadas las guerras que Dios ordenó hacer o son la manifestación de un ser sanguinario y malvado?

Un diccionario típico dice que la justicia es dar a cada uno lo que merece y lo que le pertenece. De aquí surge una pregunta más compleja ¿quién define lo que es justo y en base a qué? El ser humano en general tiene un sentido de justicia innato, las sociedades y civilizaciones han desarrollado leyes para el orden y la convivencia pero Dios tiene un sentido de justicia muy superior puesto que él conoce todo perfectamente por lo que tiene las bases suficientes para juzgar con justicia y no en base a prejuicios ni por las apariencias. Pues bien, una de las cosas que a algunos les parece injusto es la forma en que Israel tomó posesión de la tierra prometida, Canaán, lo cual es relatado en la Biblia en el libro de Josué.

La historia bíblica dice que Dios llamó a Abraham de Ur de los caldeos para darle una tierra que él no conocía, lo guió hasta la zona de Canaán y le prometió dársela a sus descendientes (Gén. 12). Milagrosamente Dios le dio un hijo llamado Isaac al cuál le dio la misma promesa, sin embargo, ni él ni su padre llegaron a poseer dicha tierra. Así mismo a Isaac le nació Esaú y Jacob, pero el libro de Génesis dice que Dios escogió a Jacob (también llamado Israel) para ser el heredero de la promesa, a este le nacieron 12 hijos los cuáles constituyeron las 12 tribus de Israel que luego se multiplicó a miles. Los hebreos llegaron a Egipto y permanecieron ahí por 440 años para luego ser liberados por Dios de la esclavitud e ir a heredar la tierra que se les había dicho a sus padres que tendrían. Es entonces que comienzan las guerras para echar fuera a las naciones de los heteos, ferezeos, amorreos, cananeos (Gn. 15:18-21), … ¿Es justo que Dios le quite la tierra a unos para dársela a un pueblo de esclavos?

Esta pregunta la levantamos en función de lo que hoy es conocido como derecho de propiedad. De hecho Dios mismo dijo en la ley que le dio a Israel (Exodo 20), no robarás y no matarás; ¿cómo es que esta disposición no afecte su voluntad moral?

En primer lugar, ¿por qué Dios predispuso darle una tierra? La razón es que Dios quería constituir un pueblo a través del cuál bendijera a todas las naciones del mundo (Gn. 12:3). Mediante esta nación, que tenía que tener un territorio para ser establecida el mundo conocería a Dios y en ella nacería el Salvador.

Dios es el dueño del mundo y él lo puede dar a quién el quiere:

Sal 24:1  De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.

Segundo, Dios es el juez de toda la tierra y por tanto puede juzgar cada nación y pueblo por sus delitos.

Gén 18:25 … El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?

martilloTercero, la vida no es una propiedad humana sino un préstamo divino, la paga del pecado es la muerte (Ro. 6:23).

Eze 18:4 He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

Cuarto, Dios no ordenó la destrucción de los pueblos de Canaán sin causa justa. En realidad la paciencia de Dios esperó 400 años hasta que la maldad llegó a un límite. Mientras mantuvo a su pueblo viviendo como extranjero en tierra de Egipto, pero dijo:

Gén 15:16 Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí.

El pecado, la maldad y la injusticia de los amorreos fue la verdadera causa de la caída de estos pueblos.

Lev 18:24,25 En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores.

En otro pasaje se explica que no fue por la bondad de Israel sino por la maldad de los cananeos que Dios les dio la tierra y los usó como instrumento para su castigo.

Deu 9:5 No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sino por la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.
Deu 9:6 Por tanto, sabe que no es por tu justicia que Jehová tu Dios te da esta buena tierra para tomarla; porque pueblo duro de cerviz eres tú.

Dios es tan imparcial que no pasará de hecho la maldad de su propio pueblo Israel. De hecho en el desierto, antes de entrar a la tierra prometida casi son destruidos por Dios por su dureza de corazón y rebelión, pero fueron librados por misericordia y en cumplimiento a la promesa dada a Abraham. Siglos después Dios los echó de la tierra como había dicho que sucedería si ellos se iban tras los idolos y por 70 años estuvieron en Babilonia. Más adelante al rechazar al Mesías Jesús fueron expulsados de su tierra desde el año 70 d.C. hasta 1948.

Tampoco la guerra que se llevó a cabo fue en circunstancias de desventaja para los cananeos, más bien las naciones de Canaán eran mucho más poderosas en número, capacidad militar e incluso tamaño físico como en el caso de Jericó.

Deu 4:38 para echar de delante de tu presencia naciones grandes y más fuertes que tú,…

Además sí había disposición a aceptar a personas que se rindieran y se les perdonaba la vida como sucedió con la ramera Rahab que se salvó con su familia de la destrucción de Jericó.

Conclusión

Dios no ha actuado nunca con parcialidad al aplicar justicia, más bien con paciencia espera el arrepentimiento de las naciones y soporta la maldad por años y hasta siglos, pero es capaz de juzgar mediante instrumentos humanos las atrocidades que la gente comete.