En una ocasión Dios le dijo a su amigo Abraham, —Ya son muchas las quejas que hay en contra de Sodoma y Gomorra. Ya es mucho lo que han pecado. Iré allá y veré con mis propios ojos si es verdad todo lo que me han dicho. Abraham dijo —No me digas que vas a matar a los buenos junto con los malos. ¿Y si hubieran cincuenta justos?  El juez de toda la tierra entonces le dijo, – no la destruiré. Después de mucho interceder Dios estuvo dispuesto a perdonar la ciudad si habían diez justos, pero no los hubieron. Solo hubo uno llamado Lot dentro de las miles de personas que habitaban la enorme ciudad por lo que Dios la destruyó con fuego y azufre.

En el tiempo de Jeremías Dios dijo:

Jer 5:1 «Recorran las calles de Jerusalén, observen con cuidado, busquen por las plazas. Si encuentran una sola persona que practique la justicia y busque la verdad, yo perdonaré a esta ciudad.

Con solo un justo Dios estaba dispuesto a perdonar la ciudad del terrible castigo que vendría. ¿Por dónde comenzarías a buscar entre tanta gente?

  • Buscó entre la gente común pero todos eran injustos y ninguno era sincero,
  • buscó entre los religiosos pero todos eran falsos (v. 2)
  • se fue con la gente importante porque consideró que quizá a la gente del vulgo le faltaba instrucción pero estos también se habían rebelado (v. 5)
  • Incluso los que debían guiar y amonestar al pueblo (profetas y sacerdotes) se habían corrompido (v. 31)
  • Algunos llegaron al colmo de convertirse en ateos, dijeron: “¡Dios no existe! él es incapaz de castigarnos” (v.12)

Si no había uno solo que buscara a Dios lo único que se esperaba era la destrucción como estaba anunciada (vv. 12- 19) y eso fue lo que sucedió según la historia. Jerusalen fue destruida y reconstruida años después.

Me imagino que de nuevo la maldad y perversión fue vista entre los hombres y en el cielo se oyó una voz que dijo: “si hubiera un justo”Entonces, entre sus calles apareció un hombre llamado Jesús. Sin embargo, por increíble que parezca, la mayoría no lo reconoció como el justo que podía salvar la ciudad. El día de su muerte sin embargo desde tres niveles diferentes fue reconocido como el único justo:

  • El procurador Pilato dijo a los sacerdotes que lo acusaban: “… Ningún delito hallo en este hombre.” (Lc. 23:4)
  • Uno de los malhechores que estaba crucificado a su lado dijo:”Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo.” (Lc. 23: 41)
  • El centurión que lo crucificó dijo: verdaderamente este era un hombre justo (Lc. 23:47)

Sangre inocente fue derramada:

1Pe 3:18 … el justo por los injustos, para llevarnos a Dios,…

Tal vez digas: qué mala era esa gente de Sodoma que Dios los destruyó, o los judíos del tiempo de Jeremías, o los judíos que crucificaron a Jesús,

Rom 3:9 ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado.

La excelente noticia es que la propuesta divina sigue en pie, por un justo muchos serán salvos…¿Cómo? Por creer en él como el único medio de escape, Jesús el justo.

Uno de sus enemigos llamado Caifás dijo:

Jua 11:50 ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca.

esto dijo pensando que si lo eliminaban estarían librándose de la destrucción romana, pero lamentablemente Jerusalen fue destruida de nuevo en el año 70 d.C. por no haber reconocido a su salvador el justo. Pero Dios reconoció a su justo y lo resucitó y le concedió la salvación a los que lo reconocen.

¡Sí hubo un justo!!

Hch 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.