Para los paganos de la antigüedad tales como los babilonios las señales celestiales como cometas o eclipses eran presagio de males que vendrían pronto sobre las personas, así que dedicaban mucho tiempo a la astrología para conocer el movimiento de los cuerpos celestes y así conocer el futuro mediante la interpretación de sus sacerdotes. Mezclado con la adivinación y la superstición de los pueblos paganos estaba la creencia en dioses los cuales eran representados por planetas o estrellas (ejemplo de ello, la diosa Astarte denominada reina del cielo era representada por una luna). Mas Dios advirtió a su pueblo a no copiar estas creencias ni a tener temor de estas cosas.

Jer 10:2 El Señor dice: “No sigan el ejemplo de otras naciones
ni se dejen asustar por las señales del cielo,
como esas naciones lo hacen.

image_thumb5

La religión idolátrica sin valor
Dios dice a través de Jeremías que las costumbres religiosas de estos pueblos son vanidad, no valen nada, son en verdad sin sentido, no llevan a absolutamente nada.

¿Deberían estar preocupados por el movimiento de los astros de alguna manera? En absoluto, porque sus dioses solo son leños cortados del bosque y bien adornados, obras humanas.

Jer 10:3 La religión de esos pueblos no vale nada.
Cortan un tronco en el bosque,
un escultor lo labra con su cincel,
Jer 10:4 luego lo adornan con plata y oro,
y lo aseguran con clavos y martillo
para que no se caiga.
Jer 10:5 Los ídolos parecen espantapájaros
en un campo sembrado de melones;
no pueden hablar,
y hay que cargar con ellos, porque no caminan.
No tengan miedo de ellos,
que a nadie hacen mal ni bien.” (DHH)

La cuestión es que los ídolos no pueden hablar, ni caminar porque se reducen a un pedazo de madera que hay que cargar aludiendo irónicamente a las procesiones por las que eran llevadas. Para rematar Jeremías los compara como espantapájaros de un melonar, tienen la función de asustar a los pájaros no a la gente se supone.  Por lo tanto ¿Cómo podrían hacer algo bueno o malo? así que ¿para qué temerles?, ¿por qué habríamos de presentarles ofrendas y sacrificios si son la obra de la imaginación humana?

El resultado de seguir a dioses inventados y formados por las manos humanas es la falta de inteligencia y de conocimiento verdadero. Porque ¿qué puede enseñar un palo o una piedra? Ejemplo de esto es que su vida dependía de los astros y determinaba si salían a la guerra o no, si debían hacer fiestas o presentar sacrificios, si llorar o reír.

Jer 10:8 Todos ellos son necios,
no tienen ninguna inteligencia.
¡Nada puede enseñarles un pedazo de madera!

¿De dónde pues han salido estos dioses? de un hábil e ingenioso fabricante, de un ingenioso artista que usó plata u oro para darle un poco de dignidad.

Jer 10:9 Sus ídolos son tan solo plata traída de Tarsis
y oro traído de Ufaz;
objetos hechos por escultores y orfebres
y vestidos con telas moradas y rojas,
todos ellos fabricados por hábiles artistas.

la-ceramica-chimu-1En contraste con lo antes mencionado el Dios verdadero es el creador del universo y de los astros y elementos que ellos temen.Es el Dios lleno de sabiduría y poder que no requiere de ser cargado y cuya enseñanza es perfecta.

Jer 10:12 El Señor, con su poder, hizo la tierra; con su sabiduría afirmó el mundo;
con su inteligencia extendió el cielo.

Jer 10:14-16 Necio e ignorante es todo hombre. Los ídolos defraudan al que los fabrica:son imágenes engañosas y sin vida; son objetos sin valor, ridículos, que el Señor, en el juicio, destruirá. ¡Qué diferente es el Dios de Jacob, creador de todo lo que existe!…

¿Cuáles son las costumbres y creencias religiosas que en este tiempo nuestra sociedad cada día más espiritualista empieza a manifestar? ¿Podemos de algún modo reducir, confundir o cambiar el concepto del Dios creador, invisible y eterno en este tiempo? ¿Por qué temer a la imaginación del hombre, a sus teorías, a sus ideologías, a sus teologías e imágenes huecas creadas a su imagen? Pero más que nada ¿por qué no santificar a Dios en nuestras vidas y adorarle como le es digno, en espíritu y en verdad si él es superior a toda otra concepción?