Muchas personas no comprenden la razón por la que Jesús tuvo que dar su vida si Dios es bueno y perdonador. La respuesta es que cada uno de los actos humanos merecen una retribución ya sea como recompensa o como castigo por transgredir las leyes divinas. Si Dios solo perdona sin llevar a cabo su juicio entonces hay una injusticia en Dios.

Nelson Mandela perdonó a la gente que lo metió a la cárcel injustamente. Cuando alguien nos ofende lo perdonamos sin que este pague por la culpa, cuando alguien nos miente igual. Sin embargo pocos perdonan el asesinato o el adulterio o la violación sexual porque consideran que son casos de gravedad que deben ser pagados y se deben enfrentar a la autoridad judicial. Todos nosotros conservamos el sentido de justicia cada vez que se nos ofende porque queremos venganza pero al perdonar dejamos a un lado la ira y la venganza hacia esa persona. Sin embargo, podemos observar que cuando una persona decide perdonar a otra por un asesinato a un familiar o una violación, la ley no exime a las personas de su responsabilidad y es llevado a la cárcel, en este sentido la ley no perdona.

Consideremos el siguiente pasaje: Éxo 34:7 “que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.” En primer lugar nos habla de la misericordia y del perdón que se le da a todo aquel que se arrepiente, pero justamente en un momento pasa a decir algo que si uno lo analiza parece ser muy contradictorio, Dios “no tendrá por inocente al malvado”. Aquí no está diciendo que Dios perdona a los buenos y a los más malvados no, está diciendo que el no puede pasar por alto el pecado de nadie. Pero si no puede pasar por el pecado ¿cómo perdona? Para poner una ilustración, ¿puede un asesino y violador ir al cielo? según lo leído esto es imposible porque Dios no lo tendrá por inocente, pero ¿cómo se afirma que Moisés era fiel y está en el cielo si el mató a un egipcio?, ¿cómo es que David es llamado amigo de Dios si fue un adúltero y asesino? ¿No sería injusto si Dios los hubiese perdonado así nada más sin hacer que su justicia fuese ejecutada?

¿Cómo nos perdona Dios? 1 Juan 1:9 no dice que no solo se trata de un asunto de misericordia sino también de fidelidad y justicia “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Alguien alguna vez dijo que es mejor que Dios nos dé lo que necesitamos porque si nos da lo que merecemos, que es justicia, nos irá muy mal. Pero ¿por qué Juan dice que Dios nos perdona por su justicia? La respuesta la hallamos en la carta a los romanos:

Rom 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, Rom 3:25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, Rom 3:26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. (negritas mías)

Dios hace justa la gracia del perdón por la expiación que Cristo llevó a cabo, es decir por su sacrificio que cubre a aquellos quienes ponen su fe en él. El sacrificio de Jesús como lo leemos en la parte subrayada es la forma en que Dios manifiesta su justicia en este tiempo. Jesús llevó el justo pago por todos los pecados de las personas que confiaron en él antes de que el viniera y en todos aquellos que confiarían con él en el futuro. Dios justamente manifiesta que no dará por inocente al malvado sino que lo castigará con ira como lo hizo con su hijo para darnos a nosotros el perdón. Eso hace justo el perdón que ahora se nos ofrece.

El perdón asume los estragos causados por la otra persona, los lleva la persona ofendida sin demandarlo al otro y lo libera. Aún en aquellas cosas que nosotros consideramos que “solo perdonamos”, alguien tiene que pagar y en este caso somos nosotros mismos. Si alguien nos roba y nosotros perdonamos significa que nosotros nos estamos haciendo cargo de el costo y ya no lo demandamos del otro. Si nuestra pareja comete adulterio en nuestra contra nosotros llevamos el dolor para poder perdonar a la persona infiel. Dios hizo lo mismo, asumió en sí mismo el costo pecado cometido por nosotros en toda su dimensión para que ahora seamos perdonados. Pensemos que si Dios hubiera tenido otra forma para perdonarnos ¿por qué tenía que dar lo que más amaba?