Cada vez que leemos una profecía en la Biblia debemos saber de quién habla  “…¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro?” Hch 8:34. Pedro nos dice que los profetas del Antiguo Testamento estaban conscientes que lo que ellos anunciaban no era en muchas ocasiones para sus días y por ello escudriñaban “… qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo…” 1 P 1:11 y Dios les revelaba que serían para el futuro (1 P 1:12). Por lo anterior entendemos que ellos sabían que en circunstancias normales su profecía era a corto plazo, dentro de algunos años o décadas pero otras, como las que hablaban del Mesías y la salvación de Israel se extendían a un futuro lejano. Entonces, ¿tienen su cumplimiento hoy las profecías bíblicas contra Siria?

Hay cuatro pasajes que nos dan profecías contra Siria y que analizaremos: Isaías 17:1-3, . Jer. 49:23-27; Amós 1:3-5; Zacarías 9:1. Es importante mencionar que no sólo Siria es mencionada en las profecías sino también otras naciones como Tiro, Filistea, Egipto, etc.

Profecía en Isaías

“Profecía sobre Damasco. He aquí que Damasco dejará de ser ciudad, y será montón de ruinas.” Is. 17:1.

El contexto histórico en que fue dada esta profecía se encuentra en la alianza de Siria e Israel contra Judá, según nos dice Isaías 7:1-8:4, en el tiempo del rey de Judá llamado Acaz. El rey de Siria era Rezín y el de Israel Peka. El año en que se dio la profecía fue en el 735 a.C. Dios llamó al rey Acaz a confiar en que él los defendería de esta amenaza. El profeta Isaías le dio una señal por medio de un hijo recién nacido Isa 8:4 “Porque antes que el niño sepa decir: Padre mío, y Madre mía, será quitada la riqueza de Damasco y los despojos de Samaria delante del rey de Asiria.” Según nos relata el libro 2 Reyes 16 dice que Acaz pagó a los asirios para que los defendiera del ataque de los sirios e israelitas 2Re 16:9 “Y le atendió el rey de Asiria; pues subió el rey de Asiria contra Damasco, y la tomó, y llevó cautivos a los moradores a Kir, y mató a Rezín.” Esta profecía se cumplió en el 732 a.C.

Profecía de Amós 

Amós fue contemporáneo de Isaías y profetizó tiempo antes la caída de Siria por los pecados que había cometido en particular por la forma agresiva con que habían atacado a Galaad. Amó 1:3 “Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Damasco, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque trillaron a Galaad con trillos de hierro.” Amós profetizó que serían llevados cautivos a Kir (Amó. 1:5) lo cual se cumplió como vimos en el 732 a.C. a manos de los asirios.

Profecía de Jeremías 

Esta profecía es distinta de las anteriores porque fue dada un siglo después. Ahora Siria era parte del imperio asirio pero pronto sería destruido por el ejército enemigo de los babilonios, el mismo que destruiría a Judá, lo cual sucedió en la invasión del 605 a.C. Jeremías profetizó diciendo

Jer 49:24 “Se desmayó Damasco, se volvió para huir, y le tomó temblor y angustia, y dolores le tomaron, como de mujer que está de parto… Por tanto, sus jóvenes caerán en sus plazas, y todos los hombres de guerra morirán en aquel día, ha dicho Jehová de los ejércitos. Y haré encender fuego en el muro de Damasco, y consumirá las casas de Ben-adad.”

Profecía de Zacarías

Zac 9:1 “La profecía de la palabra de Jehová está contra la tierra de Hadrac y sobre Damasco; porque a Jehová deben mirar los ojos de los hombres, y de todas las tribus de Israel.”

Esta es quizá la única profecía que sí tiene que ver con el tiempo futuro. Zacarías dio esta profecía después del retorno de los judíos aproximadamente en el 520 a.C. y su profecía tiene que ver con la restauración de Israel y el reino mesiánico. Zacarías profetiza que los límites de Israel abarcaran las ciudades de Siria y de Filistea “porque a Jehová deben mirar los ojos de los hombres”, mientras que la versión Dios habla hoy dice “Las ciudades de Siria pertenecen al Señor, lo mismo que todas las tribus de Israel.”

Según la profecía de Ezequiel, que muchos dicen que se trata de los límites del territorio de Israel en el milenio, una parte de Siria será parte de tierra santa:

Eze 47:15 “Los límites por el norte, partiendo del mar Mediterráneo, pasarán por la ciudad de Hetlón y las ciudades de Sedad,
Eze 47:16 Berotá y Sibraim (las cuales se encuentran entre el territorio de Damasco y el de Hamat), y Hasar-haticón (que limita con Haurán). (DHH)

Zacarías en este mismo capítulo menciona que su Salvador vendría montado en un pollino, justo, victorioso, pero humilde (Zac. 9:9), lo cual ya fue cumplido hace 2000 años, pero hay una segunda parte de esta profecía que está por cumplirse Zac 9:10 “Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.” Sólo Cristo ha de traer paz a las naciones.

Conclusión:

La conclusión es que las profecías dadas por Isaías, Amós y Jeremías no son para hoy pues ya se cumplieron, no obstante, son el testimonio de que lo que Dios ha anunciado tiene un cumplimiento fiel y por tanto debemos prestar atención a lo que falta por realizarse. Damasco ha permanecido y Siria permanecerá hasta el tiempo del milenio donde Cristo habrá de gobernar de mar a mar, pero para esto, todavía hay muchas cosas que deben suceder antes. Por otro lado, algunos consideran que Siria está incluido dentro de las profecías de Gog y Magog de Ezequiel 38 y 39 pero eso queda para otro estudio.