Jeremías estaba preso en el patio de la guardia cuando Dios le habló mostrándose a él como el creador de los cielos y la tierra y quien la puso firmemente en su sitio (v. 2). Esta expresión es importante porque señala que Dios es capaz de hacer las cosas de nuevo y de que sus leyes están firmes en la naturaleza. Como él es el creador es capaz de anunciar lo que ha de suceder.

Dios llama a Jeremías para que le clame a fin de que él le muestre cosas grandes y misteriosas que él ignora. ¿Cuáles son las cosas grandes y ocultas que Dios le mostraría? Según Isaías 48:3 Dios anunció las cosas pasadas y se cumplieron y ahora él nos hace conocer cosas nuevas y desconocidas (v. 6) a fin de que sepamos que él es el Dios verdadero quien conoce el futuro. Jeremías estaba llamado para pedir revelación de las cosas del futuro de la nación, cosas que él mismo ignoraba. En Jeremías 33 Dios le mostró que de nada les serviría luchar porque perecerían (vv. 4-5), pero prometió curarles y reconstruir la ciudad para que vivieran en paz, purificarles y perdonarles (vv. 6-9). Contrario a la soledad y vacío que se vivía en las calles Dios le muestra que en el futuro se volverán a ver fiesta y alegría (vv. 10,11), y les volverá a haber pasturas (vv. 12,13). Además prometió ponerles como rey a un descendiente justo de David y restaurarles el sacerdocio levítico (vv. 14-18). Dios prometió que es imposible que deje de cumplirse el pacto con David y con Leví, pues así como hay una alianza inmutable con la noche y el día así Dios no dejará de cumplir su pacto (vv. 19-22). El Señor promete que no los ha rechazado (vv. 23-26).

El apóstol Pablo en el Nuevo Testamento dice: Rom 16:25  “El Dios eterno ocultó su misterio durante largos siglos, pero ahora lo ha revelado por medio de los escritos proféticos, según su propio mandato, para que todas las naciones obedezcan a la fe.”(NVI). En otras palabras, Dios ha ido revelando su plan a través de los profetas y ahora se han empezado a cumplir a través de Jesús y es necesario que todas las naciones conozcan estas cosas y las obedezcan por la fe. Más allá de una creencia muerta en cosas del futuro que pueden despertar nuestra curiosidad Dios quiere que nos preparemos para lo que ha de acontecer.

¿En sí de que se tratan esas cosas grandes y ocultas? Pablo nos dice que se trata de que DIos ha de reunir en Cristo todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra (Ef. 1:9,10) y que Cristo es en nosotros la esperanza de gloria (Col. 1:26,27)

Dios no le dice a Jeremías que le clame para que lo saque de la cárcel, ni para que le pida que la invasión y el asedio babilónico se retire. Hay cosas que habrán de acontecer conforme a su voluntad, pero es mejor conocer las cosas grandes y ocultas que Dios habrá de hacer en el futuro para que podamos vivir por la Palabra. A Jeremías le sucedió como a Juan quien recibió la revelación de Apocalipsis en una cárcel y como al apóstol Pablo quien dio a conocer estos misterios desde la cárcel a las iglesias de Filipos, Colosas y Efeso.

Pablo ora que Dios nos de iluminación para que sepamos cuál es la esperanza a la que Dios nos ha llamado (Ef. 1: 18) por que la esperanza es el ancla del alma en nuestras tribulaciones más duras, en la cárcel o en el asedio, pero si Dios cumplió las primeras cosas cumplirá las segundas. Hoy tenemos el privilegio de que aquellas cosas que un día fueron ocultas ahora nos sean reveladas, por ello es necesario que leamos y estudiemos las Escrituras para conocerlas.

Como una montaña que nos impide ver mas allá Dios llamó a Jeremías y ahora nos llama a nosotros a orar para que nuestros ojos puedan develar el valle que está del otro lado,… un hermoso mañana que nos espera por medio de Cristo, cosas grandes y ocultas…P1100015.jpg