Mt. 2:13- 23 Jesús fue perseguido por Herodes el Grande, denominado “el rey de los judíos”, porque él creyó que este le quitaría al trono, por ser el Mesías. Herodes era un hombre paranoico y sanguinario que según la historia mató a varias personas de su familia incluida su esposa por el temor a perder el trono, también se dice que mandó a matar a varios rabinos.
  Después que los magos vinieron a él en busca del recien nacido rey, Herodes el grande lleno de celos mandó a matar a los menores de dos años en la pequeña ciudad de Belén conforme al tiempo que le habían dicho los magos.  Sin la más mínima compasión ordenó a sus soldados eliminar a estos inocentes. Los eruditos creen que debido a que Belén era un lugar pequeño habían unos 20 niños menores de 2 años. Así cumplió Jer. 31:15 en la que se nos habla del lamento de Raquel esposa de Jacob por la muerte de sus hijos.
  Pero un ángel le advirtió a José el cual huyó a Egipto donde Herodes no tenía jurisdicción. Jesús pasó cerca de tres o cuatro años en Egipto donde aprendió a hablar. Este era un lugar donde se hallaba una importante colonia judía. ¿Por qué Dios escogió Egipto? para que se cumpliera la palabra: de Egipto llamé a mi hijo (Os. 1:11), así como Israel fue perseguido por el faraón y el faraón mató a los primogénitos, el mismo Hijo de Dios sufrió la persecusión, pero así como Israel salió de Egipto el mismo Hijo de Dios llegó a territorio de Nazaret a la muerte de Herodes el Grande (4 a.C.) siendo José avisado en sueños de que el peligro había pasado.
  Es interesante decir que aunque Jesús era el Hijo de Dios estaba bajo el cuidado físico de su padre José y era con él con quien Dios se comunicaba a través de los ángeles para llevarle ventaja a sus adversarios y para dirigirlo a los lugares a donde quería llevarlo. Así Jesús pasó el resto de su niñez y juventud en Nazaret de donde era la familia de María, un lugar insignificante en términos de importancia económica o social.
  Desde pequeño Jesús aprendería que no podía manifestarse abiertamente en cuanto a su deidad ni en cuanto a su mesianismo pues sus enemigos siempre estarían dispuestos a quitarlo de en medio, quizá por eso hay muy poca constancia sobre su vida en este periodo, solo que vivió humildemente y bajo las ordenes de sus padres, que seguramente aprendió el oficio de su padre y que aprendió las enseñanzas judías.