Dentro del cristianismo encontramos a quienes toda desgracia humana la adjudican a un castigo divino y hay otros que, sin embargo, niegan que Dios actúe en alguna forma por medio de castigos o venganza pues les parece que eso no corresponde a un Dios de amor. La Biblia, sin embargo, enseña reiteradamente que el pecado exige castigo.

Según una definición un castigo es una pena que se impone a la persona que ha cometido un delito o una falta o ha tenido un mal comportamiento. Por lo tanto, podemos hablar de los castigos de las autoridades civiles, el de los padres, el de los maestros y el de Dios.

castigo71-2

Aunque en este momento nos concentraremos en los castigos que Dios infringe podemos decir que todo castigo justo en última instancia proviene de Dios pues es él quien ha establecido toda autoridad. Pablo lo dice del siguiente modo “de modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.”(Rom 13:2).

Ahora bien, respecto al castigo directo de parte de Dios podríamos clasificarlos en por lo menos dos tipos: retributivos, justicieros o vengativos y los disciplinarios. Menciono por lo menos dos porque tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo hay varias palabras que se han traducido como castigo pero que tienen diferentes connotaciones. Según el diccionario expositivo en el N.T. Vine tenemos:

  • orgé: castigo pero que conlleva ira o pasión violenta. Se usa en Ro. 13:5 y en Ro. 3:5 donde se habla de que Dios no es injusto por dar castigo (airado).
  • dike: justicia o ejecución de una sentencia: como el castigo de fuego eterno sufrido por Sodoma y Gomorra (Jd. 1:7).
  • ekdikesis: castigo o venganza (procede de dike, justicia), como el llevado a cabo antiguamente por los gobernadores hacia los malhechores (1 P 2:14). En Ap. 19:2 dice que los juicios de Dios sobre la gran ramera y que a través de ellos ha vengado (ekdikeo) la sangre de los mártires. El Señor es vengador (ekdikos) del agravio (1 Ts. 4:6). En Ap. 6:10 las almas de los decapitados clamaban por venganza. Rom 12:19 “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” (Cf. Heb. 10:30)king-of-kings
  • epitimia: pena por la infracción de ciertos derechos, traducida como reprensión en 2 Co. 2:6.
  • kolasi: proviene del verbo cortar, podar, mutilar, restringir: Se usa en Mt. 25:46 donde Jesús habla que los impíos irán al castigo eterno. En Mt. 11:22,24 Jesús dice que el castigo en el día del juicio para las ciudades impenitentes será peor que para Sodoma y Gomorra.
  • timoria: proviene primariamente del verbo ayudar, luego de vengar (de time, valor, honor, y ouros, guardián), esto es, ayudar enderezando agravios. En Hch. 26:11 Pablo hizo esto, los castigó, forzándolos a blasfemar (antes de ser creyente). En Heb. 10:29 se dice que habrá mayor castigo o venganza al que pisoteare al Hijo de Dios…
  • paideuo: denota primariamente instruir niños, por implicación educación o como diríamos hoy disciplina, una instrucción llena de gracia y firme. Esta palabra la vemos usada por Jesús a una iglesia de Asia, Apo_3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo. Es traducida como disciplina en Heb. 12:5-10, donde el escritor dice entre otras cosas “Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?” (Heb. 12:7). También se refiere a un castigo disciplinario en 1Co 11:32 “mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo”, esta última se refiere a enfermedad, debilidad e incluso muerte (1 Co. 11:30)

En el Antiguo Testamento encontramos las siguientes palabras (Del diccionario de palabras hebreas y arameas de Strong):

  • pacád: visitar (de modo amistoso u hostil), es la palabra más usual en el A.T. y la más acostumbrada por los profetas. Is. 13:11 “castigaré al mundo por su maldad”, Jer_15:3 Y enviaré sobre ellos cuatro géneros de castigo, Am. 3:2 “castigaré por todas vuestras maldades”.
  • nacám: rencor, es decir, vengar o castigar. Dios dijo Deu 32:35 Mía es la venganza y la retribución;…, Deu 32:43 Alabad, naciones, a su pueblo, porque él vengará la sangre de sus siervos,… A Dios se le llama el Dios de las venganzas (Sal. 94:1), por eso Dios prohibía tomar venganza personal Lev 19:18 “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.” Por tanto su pueblo encomienda su caso a Dios como lo hizo David 1Sa 24:12 Juzgue Jehová entre tú y yo, y véngueme de ti Jehová; pero mi mano no será contra ti. A veces Dios usa para venganza a las personas a las que él autoriza (Nm. 31:2,3).Según discute wikipedia venganza y justicia se asemejan en conceptos pues ambos buscan equilibrar la balanza pero la venganza es un desquite contra la mala acción. La venganza persigue un objetivo injurioso antes que reparador, y se busca restablecer la salud, dignidad y honor de quien se venga, en este caso Dios y no el hombre.
  • musár: castigo, Isaías profetizó que esto recaería sobre el Mesías, Isa 53:5 “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”
  • C23.jpg
  • yasár: castigar (lit. con golpes). Tanto en ugarítico como en hebreo este término aparece en el sentido de “instrucción”. Se usa en Lev 26:18 Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados. También Deu 8:5 Reconoce asimismo en tu corazón, que como castiga el hombre a su hijo, así Jehová tu Dios te castiga. Sal 118:18 Me castigó gravemente JAH, mas no me entregó a la muerte. Es decir, puede ser un acto disciplinario. Jer. 10:24 “castígame, oh Jehová, mas con justo juicio; no con tu furor, para que no me aniquiles”  Jer_30:11 “Porque yo estoy contigo para salvarte, dice Jehová, y destruiré a todas las naciones entre las cuales te esparcí; pero a ti no te destruiré, sino que te castigaré con justicia; de ninguna manera te dejaré sin castigo”.
  • yakákj de la raíz tener razón, discutir o declarar convicto. A la descendencia de David Dios le dijo 2Sa 7:14 “Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres,…; pero mi misericordia no se apartará de él”Pro 3:12 Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

Podemos notar que hay una equivalencia entre el sentido de algunas palabras en el A.T.:

  • Palabras que denotan venganza: orgé, ekdikesis, timoria y nacám
  • palabras que denotan juicio: dike, kolasi, pacád, musár
  • palabras en que notamos un acto disciplinario: paideuo, yasár yakákj

Por tanto, como decíamos al inicio, hay un castigo disciplinario y no destructivo de parte de Dios para sus hijos, pero hay un castigo que denota justicia y venganza, y que es derramado sobre los impíos incluso como pago de todo lo hecho en vida y para la eternidad.

Tomemos en cuenta que Dios “con castigos por el pecado corriges al hombre,”.. (Sal. 39:11) (tokákjat: castigo, corrección) y “Los azotes que hieren son medicina para el malo, y el castigo purifica el corazón.” (Pro 20:30) (makké: golpe). Por tanto no seamos necios como el mulo que ha de ser sujetado con cabestro y freno porque si no, no se acercan a Dios. “Muchos dolores habrá para el impío; mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.” (Sal. 32:9,10). Recordemos que en medio del castigo es posible hallar misericordia si nos humillamos para no experimentar el juicio definitivo, Joe 2:13 “Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.” (Rah: malo).