Los filisteos eran un pueblo indoeuropeo (no semita) que había llegado en el siglo XII a.C. y se establecieron en la costa de Canaán. Eran un pueblo más avanzado que los cananeos y hebreos y siempre mantuvieron una lucha contra ellos buscando expandirse. Sus ciudades más grandes formaban la llamada Pentápolis filistea: Gaza, Ascalón, Gat, Ecrón y Asdod. En el siglo VIII fueron vasallos de los egipcios, hasta su conquista por asiria en el 722 a. C., sin embargo, los babilonios devastaron este lugar en el 605 a.C. lo cual Jeremías anuncia en esta sección de la Biblia.

mapa de los filisteos.png

La profecía de Jeremías fue dicha antes del 609 a.C. que fue cuando los egipcios destruyeron Gaza (Jer 47:1). Dios anunció que del norte vendría el enemigo como torrentes de agua e inundaría la ciudad causando temor y clamor (v.2). Tanto sería el temor por el sonido de los carros y caballos que los padres abandonarían a sus hijos (v. 3). El Señor destruirá a los filisteos que emigraron de la costa de Caftor (isla de Creta) (v. 4).

En señal de dolor la gente de Gaza se raparía la cabeza y los de Ascalón quedarían mudos, el resto de las personas pregunta ¿hasta cuando dejarán de hacerse cortaduras en señal de dolor por lo que vendría? (v. 5). Como un clamor se pide que la espada del Señor se quede quieta (v. 6), pero no lo haría porque el Señor lo había ordenado (v. 7).

Un pueblo que años antes había causado tanto daño a Israel en tiempos de David sería reducido a escombros y así fue cumplido en el 605 a.C. ante la invasión de Babilonia. Más adelante los descendientes de los filisteos que quedaron se mezclarían con los habitantes de Canaán y llegarían a ser Palestina. En tiempos de Cristo estaría incluida en el territorio de Judea.

Palestian2