Se desconoce de donde proviene exactamente la palabra Seol (Heb. Sheol). El diccionario Lexham nos dice que puede provenir de sh’h, tierra desolada o sin tierra; o del verbo sh´l, preguntar o interrogar, para pedir cuentas o castigar.  La versión Reina Valera deja el término Seol en cada ocasión que aparece pero la Nueva Versión Internacional y Dios Habla Hoy la traducen a veces como sepulcro, reino de los muertos o muerte según la interpretación que le den. Son estas tres acepciones básicas las que manejan algunos teólogos modernos como Berkhof. Del estudio del término descubrimos que su sentido básico es el reino de los muertos pero en sentido figurativo puede significar sepulcro o muerte.

Las interpretaciones sobre el Seol resultan a veces contradictorias o confusas por la variedad de textos que se manejan y debido a las distintas posiciones teológicas, por mi parte intento presentar estas porciones bíblicas organizadas e interpretadas conforme a la revelación del Nuevo Testamento. En el presente estudio trataremos de contestar las preguntas ¿al morir todos van al Seol o solo los impíos? y luego ¿en qué casos el término Seol implica sepulcro o muerte?, ¿hay memoria y alabanza en el Seol?, y finalmente ¿cómo venció Cristo el Hades?

Hades sinónimo de Seol

El Seol es traducido en la septuaginta, la versión griega del Antiguo Testamento como Hades y así es citado por los apóstoles y Jesús en el Nuevo Testamento, por tanto, son equivalentes. Para los griegos Hades era un lugar donde los espíritus de los muertos habitaban custodiados por el dios del inframundo del mismo nombre. En este lugar las almas eran llevadas o bien al Tártaros por ser malvadas o al Elíseo con las almas intachables, que estaban dentro del mismo Hades.

El Seol/Hades como lugar de castigo

Según el concepto de Hades griego tanto justos como injustos iban allí en secciones separadas. No obstante, cuando Jesús habló de ese lugar en Luc_16:23 se limitó a llamar Hades solo al lugar de sufrimiento y seno de Abraham al lugar de gozo y paz, dijo “Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.” Vemos al rico malvado atormentado en el Hades y a Lázaro recostado con Abraham a la mesa. Estos lugares eran separados por una sima (no cima, Lc. 16:26), es decir, un abismo profundo que les impedía pasar de un lado al otro. Ante la sugerencia del rico de que Lázaro fuese a avisarles a sus hermanos de ese lugar Abraham le dijo: a Moisés y a los profetas tienen (Lc. 16:27-31). Esto significa que el Antiguo Testamento advierte sobre este lugar y muestra cómo escapar de él.

Luego en Mat_11:23 Jesús se refirió al Hades como un lugar de humillación y juicio diferente al cielo “Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida;…” Los judíos sabían que el cielo es el trono de Dios (Sal. 11:4, Is.66:1) y que él habita en la altura (Is. 57:15) por tanto, a Capernaum le sucedería lo contrario que a Jesús, el cual se humilló y fue exaltado al cielo (Fil. 2:8,9; Hch. 1:9). Esta misma caída se dice de Babilonia, Egipto, de otras naciones y del mismo Satanás.

  • Hablando del rey de Babilonia se nos dice Isa_14:9 El Seol abajo se espantó de ti; despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte,… Es interesante que en hebreo Isaías use el término refaím para referirse a los muertos, “sombras”, lo que nosotros llamaríamos “fantasmas” (Igual Is. 26:14), lo cual implica espíritus. Isa_14:11 “Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán.” El versículo 12 nos recuerda que el diablo mismo correrá con la misma suerte, “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!”. Isa_14:15 Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.
  •  El faraón descendiendo al Seol con su ejército (Ez. 31:15-17): Eze_31:17 “También ellos descendieron con él al Seol, con los muertos a espada,…”. los jefes de las naciones ya caídas y destruidas recibirán a los egipcios en el Seol (Eze 32:21).

Así como vemos el ejemplo de Enoc (Gn. 5:29) y Elías (2 R 2:11) que fueron vivos al cielo vemos personas que fueron vivas al Seol. La familia de Coré que se rebeló contra Moisés descendió al Seol. No fueron eliminados con una plaga como hasta el momento Dios había hecho sino que  ” ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación.” Núm_16:33. David dijo “Que la muerte les sorprenda; desciendan vivos al Seol, porque hay maldades en sus moradas, en medio de ellos.”  (Sal_55:15).

Dios en su enojo por la idolatría de los hijos de Israel dice “porque fuego se ha encendido en mi ira, y arderá hasta las profundidades del Seol; devorará la tierra y sus frutos, y abrasará los fundamentos de los montes.” Deu_32:22 Aquí nos habla de una ira que se enciende y que llega hasta las partes más profundas del Seol, esto significa que Dios estaría airado con ellos aún después de muertos y que su fuego de juicio llegaría hasta el lugar de estos muertos.  La presencia de Dios está allí para juicio. De Dios no se puede escapar nadie.  Amó_9:2 Aunque cavasen hasta el Seol, de allá los tomará mi mano;…;

El proverbista hace severas advertencias contra quienes siguen a la mujer adúltera pues ella dirige hacia el Seol, Pro_5:5 “Sus pies descienden a la muerte; sus pasos conducen al Seol”, seguirla hacia su recamara es ir a la habitación de la muerte Pro_7:27 “Camino al Seol es su casa, que conduce a las cámaras de la muerte.” Pro_9:18 “Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del Seol.” ¿Se refieren estos textos a sepulcro, muerte o reino de los muertos? si el paralelismo es sinónimo en cada término tenemos muerte o sepulcro, si es progresivo se refiere a reino de los muertos. En todo caso, el pecado de adulterio era castigado con la muerte y los adúlteros no heredaran el reino de los cielos, lo que implica que las tres cosas son ciertas.

De igual modo Is. 5:14 nos dice que el Seol se cobró la vida de los jefes y del pueblo dedicado al alcoholismo y a la diversión que llamaban a lo bueno malo y a lo malo bueno. Isaías advierte a aquellos que pretenden escapar del juicio de Dios haciendo un pacto con la muerte y el Seol que al final serán pisoteados (Is. 28:15-18) pues solo Dios puede salvar. En última instancia la incredulidad es la que llevará a las personas a la destrucción.

Por ello se nos invita a huir del Seol y buscar el camino que nos lleva hacia arriba, Pro_15:24 “El camino de la vida es hacia arriba al entendido, para apartarse del Seol abajo.”, Pro_23:14 “Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol.” Por donde sea que lo veamos Seol se refiere aquí como lugar de castigo, y se puede huir de él medio de la disciplina y al caminar por la senda de la vida.

A veces el Seol aparece relacionado con el abismo y el Abadón como en Pro_27:20 “El Seol y el Abadón nunca se sacian;” (También Pro_30:16, Hab. 2:5) o cuando Bildad dice acerca de Dios Job_26:6 “El Seol está descubierto delante de él, y el Abadón no tiene cobertura.” (También Pr. 15:11) Abadón significa destrucción y en Ap. 9:11 se le llama así a Satanás, el ángel del abismo. El abismo es el lugar de donde sale la bestia (Ap. 11:7) y donde será prisionero Satanás por mil años (Ap. 20:1-3). La relación del Seol con el Abadón y el abismo señala más a un lugar de juicio que a un lugar de esperanza para los justos.

¿Fue Jacob y su familia al Seol?

La primera vez que se usa esta palabra es cuando le dan la falsa noticia a Jacob de la muerte de José su hijo favorito y él dijo Gén_37:35 “… Descenderé enlutado a mi hijo hasta el Seol.” Es decir, que él iba a guardar luto por su hijo hasta que muriese y se reuniese con él. Luego Jacob trató de impedir a que se llevaran a Benjamín a Egipto por temor a que le pasara algo y Gén_42:38 “… haréis descender mis canas con dolor al Seol.”(también Gn. 44:29,31; 1Re_2:6, 9). Es decir, haréis que muera con dolor siendo yo ya viejo. Solo deja dos opciones, que se trate del sepulcro o de un lugar de reunión de los espíritus.

A favor de la primera interpretación tenemos Abraham, Isaac y Jacob fueron colocados  en el mismo sepulcro(hebreo queber, quibrá) (Gn. 50:5), y José pidió ser llevado a Canaán para ser sepultado en la tierra que un día Dios había prometido que heredarían. Era costumbre que los israelitas sepultaran sus restos con el de sus padres, vemos el caso de Gedeón (Jue. 8:32), Sansón (Jue. 16:31) y muchos más. También descubrimos que es muy usual hablar de descender al sepulcro (Is. 38:18, Ez. 20:28, 32:24).

No obstante lo anterior hemos de mencionar que Jesús habló que las almas de Abraham, Isaac y Jacob viven (Mt. 22:32), y dijo que se reunen en un lugar llamado seno de Abraham (Lc. 16:22-24).  De los patriarcas se dice que no esperaban tanto una herencia terrenal sino una patria celestial, la ciudad de Dios (Heb. 11:9-16), esta ciudad es la Jerusalén celestial donde está Dios, los ángeles y los espíritus de los justos hechos perfectos (Heb. 12:22-24). Por tanto Jacob solo se refería al sepulcro al mencionar su descenso al Seol.

Job y el seol

El libro de Job pregunta por qué los justos sufren, su propósito es indagar en base al conocimiento que tenían sobre esto. Pero no fue sino la revelación del plano espiritual y de Dios mismo que Job obtiene la respuesta y es vindicado frente a sus acusadores. No todo lo que se dice en Job es cierto, incluyendo lo que dice Satanás, su esposa, algunas expresiones de sus amigos y de Job mismo, pues muchas son solo especulaciones. Dios mismo responde Job 38:2 “¿Quién eres tú para dudar de mi providencia
y mostrar con tus palabras tu ignorancia?” En su lucha al parecer Job dudaba sobre la posibilidad de la resurrección, y es entendible pues los profetas aún no escribían al respecto, pues se dice que este es uno de los primeros libros.  Job dice: Mientras el cielo exista, no habrá uno solo de nosotros que se levante de la tumba;… (Job 14:12)

Pero hay que conceder que este texto dice “mientras el cielo exista”, lo cual deja una posibilidad, pero literalmente se equivocó porque hubieron muchas personas que resucitaron luego. Continúa diciendo Job_14:13 “¡Oh, quién me diera que me escondieses en el Seol, que me encubrieses hasta apaciguarse tu ira…” Es decir que Job preferiría morir temporalmente para que ya no hubiera más ira sobre sí y luego poder resucitar sin sus penas y dolores, pero eso le parecía imposible: Job 7:9,10 “Como la nube se desvanece y se va, así el que desciende al Seol no subirá; no volverá más a su casa, ni su lugar le conocerá más.”

Job pensaba que el Seol era un lugar de tinieblas y de caos: ora diciendo, “déjame tranquilo”

Job 10:21 Antes que vaya para no volver,
A la tierra de tinieblas y de sombra de muerte;

Job 10:22 Tierra de oscuridad, lóbrega,
Como sombra de muerte y sin orden,
Y cuya luz es como densas tinieblas.

En el Nuevo Testamento Jesús muestra que muchos judíos no tendrán parte en la mesa con Abraham, Isaac y Jacob sino serán echados a las tinieblas de afuera donde será el lloro y crujir de dientes (Mt. 8:11,12; 22:13; 25:30), por tanto la expectativa de Job era desesperanzadora. A Job le decían que tuviera esperanza que pronto la luz saldría, pero él decía “Si yo espero, el Seol es mi casa; haré mi cama en las tinieblas.” Job_17:13 Job dice que su esperanza y su bienestar  “A la profundidad del Seol descenderán, y juntamente descansarán en el polvo” Job_17:16, es decir que él sentía que no había esperanza de vivir. En su pesimismo dice que los malos “pasan sus días en prosperidad, y en paz descienden al Seol”(Job_21:13). Sofar, sin embargo, le refuta “La sequía y el calor arrebatan las aguas de la nieve; así también el Seol a los pecadores.” Job_24:19 sugiriéndole que él es un pecador. No obstante, luego contra las acusaciones de sus amigos y al sufrimiento que tenía en su carne dice:

Job 19:25-27 Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí.

… lo que nos habla es de la esperanza y fe de redención cuando viese a Dios en su carne. ¿Es esta fe en la resurrección? depende de como se interprete “al fin se levantará sobre el polvo”, el polvo simboliza la tierra y por ende la tumba o muerte, o puede referirse a la humillación del polvo. Al final Job confiesa que Dios todo lo puede y que él hablaba lo que no entendía (Job. 42:2,3) y dice “ahora mis ojos te ven” (Job. 42:5). Job creía en la redención de Dios pero tal vez no entendía el alcance de ella al principio y por eso hablaba con falta de esperanza en el sufrimiento y en el más allá (Seol).

Conclusión. El Seol es un lugar para los muertos sin esperanza del cual los justos son parte de él solo en sentido figurado (muerte o sepulcro). La revelación acerca de la esperanza del cielo no era muy clara para los primeros hombres de fe, pero parte de esa verdad empezaba a aparecer.

En la próxima entrega contestaremos las preguntas ¿hay memoria y alabanza en el Seol? y ¿cómo venció Cristo el Seol y cómo nos redime de él?.