Hay siete pasajes específicos que nos hablan de la deidad de Jesús en el Nuevo Testamento. Aunque en el N.T. es usual referirse al Padre como Dios (gr. Teos), hay siete textos que nos dicen que este título es aplicado también al Hijo.

A menos que se indique lo contrario las citas son tomadas de la versión Reina Valera 1960. Veamos:

  1. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1): Juan se refiere a Jesús como el Verbo, la Palabra o el Logos que era de importancia tanto para judíos como para griegos al hablar de la creación del mundo. Todas las versiones cristianas, excepto la traducción del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová que niegan la deidad de Cristo, traducen “el Verbo era Dios”. La versión TNM de los testigos traducen sin justificación exegética alguna “la Palabra era un dios”, dando a entender que Jesús es un dios como muchos otros.
  2. “A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer.” (NVI) (Juan 1:18): Los manuscritos más antiguos y mejores dan testimonio que en este versículo el texto dice “el Hijo unigénito, que es Dios”. Las Biblias más actuales, que usan los manuscritos más antiguos como la Nueva Versión Internacional (NVI), Dios Habla Hoy (DHH), la Palabra Versión Hiberoamericana (BLPH) traducen de este modo, incluso la Biblia Textual (BTX3), la Biblia de las Américas (LBLA) traducen “unigénito Dios”.
  3.  “Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!” (Jua 20:28): Esta expresión de Tomás ante la evidencia contundente de que Jesús había resucitado no es como dicen los testigos de Jehová una alabanza al Padre sino que se está dirigiendo a Jesús pues en el siguiente versículo dice “Porque me has visto, Tomás, creíste” (Jn. 20:29), ¿qué creyó? que Jesús es Señor y Dios. Añadido a eso en el versículo 30 y 31 Juan dice que aunque Jesús hizo muchas otras cosas, las cosas que se escribieron fueron escritas para llevar a la gente a la fe en Jesús como el Cristo, el Hijo de Dios y al creer tendrían vida eterna.
  4.  de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. (Ro. 9:5):  Es cierto que alternativamente este texto podría traducirse  como “vino el Mesías, ¡alabado por siempre sea Dios, que está sobre toda las cosas!” La traducción más literal es como la hacen todas las traducciones cristianas (excepto TNM de los testigos).  El  texto griego dice “o el χριστος Ungido το el κατα según σαρκα carne o El ων siendo επι sobre παντων de todas (cosas) θεος  Dios ευλογητος Bendito εις hacia dentro τους a las αιωνας edades αμην  amén”. La lectura literal dice “el ungido según carne el siendo sobre todas las cosas Dios bendito hacia dentro a las edades amen” que favorece una lectura como la que hace la Reina Valera y el resto de versiones.
  5.  aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, (Tit 2:13)
  6. Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra: (2Pe 1:1): El texto anterior y este dicen “nuestro Dios y Salvador Jesucristo”, algunos han dicho que esto hace referencia a Dios el Padre y al Salvador Jesucristo pero la construcción griega y el uso que hace Pedro en otros tres pasajes de la expresión “Señor y Salvador Jesucristo” (1 P. 1:11, 2:20, 3:18) hacen que esto sea improbable. Además en el caso de Tito 2:13 Pablo hace referencia a la manifestación gloriosa en la venida de Cristo y no del Padre.
  7. Mas del Hijo dice:
    Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
    Cetro de equidad es el cetro de tu reino. (Heb. 1:8): En este texto el escritor de Hebreos cita el Salmo 45:6. La lectura nos dice que hablando del Hijo se le dijo “tu trono, oh Dios,” y hace referencia al reinado eterno de Cristo. La TNM, no obstante hace una traducción extraña de este texto “Dios es tu trono para siempre jamás”. Pero si aún se interpretase de este modo Heb. 1:10 continúa diciendo respecto al Hijo “Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,…”
  8. Bonus del Antiguo Testamento Isa 9:6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte,” Este niño nacido según nos revela el Nuevo Testamento es Cristo Jesús y lleva por nombre Dios fuerte.