La lectura y el estudio de la Biblia requiere de saber localizar los pasajes. Dado que la Biblia contiene 66 libros; 1,189 capítulos y 31,102 versículos es relativamente fácil perderse en la búsqueda de un texto o pasaje por ello damos aquí algunos consejos básicos de cómo localizarlos, si es una persona nueva en esto.

  1. Localiza el libro: Para esto es bueno memorizar la lista de los 66 libros o estudiarla para tener una idea en qué testamento encontrarla. También sirve consultar el índice o tabla de contenido al inicio de la Biblia.
  2. Localiza el capitulo y versículo: Los capítulos están en negrita y son más grandes. Por ejemplo en Juan 3:16 o Juan 3.16, el capítulo es el que antecede a los dos puntos o el punto (A veces se usa un punto o dos puntos para separar) y el versículo es el posterior.
  3. lea-la-biblia3. En la mayoría de las Biblias en la parte superior izquierda o derecha de las páginas aparece el nombre del libro junto con los capítulos que abarca esa página: ejemplo San Mateo 2, 3. Significa que en la página que estamos hallaremos Mateo capítulo 2 y 3 o fracciones de los mismos. Esto es de utilidad al localizar capítulos pues no es necesario revisar que capítulos incluye la página sino sólo ir viendo la parte superior
  4. Cuando se cita Juan 3:16a se refiere a la primera parte del versículo si es Juan 3:16b se refiere a la segunda
  5. A veces la cita viene abreviada como Jn. 3:16, en este caso hay que notar cómo se abrevian los libros según la Biblia que se esté estudiando pues unos abrevian más que otros.
  6. Cuando se tiene una cita como Jn. 3:16-18 se refiere que hay que leer los versículos del 16 al 18 del capítulo 3 de Juan.
  7. Cuando se citan varias referencias pueden estar separadas por una coma o punto y coma, por ejemplo: Jn. 3:16, 18; 4:14. Significa que hay que leer Juan 3:16, Juan 3:18 y Juan 4:14. Si hallamos Jn. 3:16- 4:2 significa que hay que leer desde Juan 3:16 hasta Juan 4:2
  8. A veces se ve la abreviación cf. Que significa confróntese o compárese con la otra cita
  9. Cuando no tenemos la cita exacta y sólo nos acordamos del libro donde se encuentra la referencia es de utilidad leer los títulos o subtítulos en que están divididos los capítulos para localizarlo mediante el contexto.
  10. Cuando no tenemos la cita pero nos acordamos de una palabra es posible utilizar la concordancia que algunas Biblias traen al final. Si no me acuerdo dónde queda “porque de tal manera amó Dios al mundo…” puedo buscar la palabra mundo en la concordancia y me dirá en qué citas se usa dicha palabra, así tendré la localización.