En ocasiones la oración del Padrenuestro ha sido utilizada para ser repetida vanamente pero sin comprensión. Pero esta oración contiene conceptos que deben ser comprendidos para que podamos orar con entendimiento y seamos oídos. Jesús acababa de decir que los discípulos no deberían ser como los paganos que hacen repeticiones vanas sino que deberían confiar en el Padre sabiendo que él conoce todo lo que necesitamos antes que lo pidamos. Por ello Jesús continúa diciendo Mat 6:9 Vosotros, pues, oraréis así:….

Esto significa que la oración que vendrá a continuación es un modelo de oración conforme a la voluntad perfecta del Padre que engloba todo aquello que Dios responderá. El Padrenuestro no es una oración para ser repetida vanamente como los paganos sino para ser orada en todas sus dimensiones. Digamos que es la regla mediante la que podemos evaluar toda oración hecha conforme a lo que Dios quiere oír. El Padrenuestro es una llave para que nuestras voces sean oídas en lo alto.

Relaciones condicionales de la oración: Padre nuestro que estás en lo cielo

En primer lugar Jesús nos enseña que Dios es un Padre y que cada vez que nos acercamos al trono de los cielos lo hacemos con conciencia colectiva de iglesia. Cristo implicó que el creyente tiene una relación vertical y una horizontal al acercarse a Dios el Padre.

La relación que Cristo usó es la de una familia donde nosotros somos hermanos y él es el Padre. Todo esto ha llegado a ser posible por la fe en Jesús (Jn. 1:12). La oración que será oída es la de los hijos y no la de los extraños. Por lo que si alguien no ha creído en Jesús no está en la perfecta voluntad de Dios para presentarse con confianza al trono de la gracia. (Heb. 4:16).

No solo Cristo nos habla de una familia sino también de un reino celestial donde él gobierna desde lo alto y hacia él nos dirigimos. El padrenuestro es una oración de hijos en su reino. Ahora veamos las peticiones que se hacen en ella:

  1. La oración por santificación del nombre de Dios presupone que su nombre es deshonrado y contaminado (Mt. 6:9): El nombre de Dios necesita ser santificado y que nosotros amamos su nombre. ¿Qué significa ser santificado? significa apartado, dedicado o consagrado. En el A.T. vemos que las cosas del templo fueron santificadas para Dios de entre las cosas comunes y también los sacerdotes eran santificados para el servicio de Dios. También la palabra santificado se usa para algo que es purificado porque ha sido contaminado. El santuario fue santificado con sangre y agua rociada. Cuando la Biblia habla de su nombre se refiere a su persona misma. El nombre de Dios fue blasfemado y criticado entre los gentiles por causa del pueblo de Dios que vivía deshonrando a Dios. El nombre de Dios es santificado de los pecados mediante la sangre de Cristo cuando hay arrepentimiento y santidad de vida, pero es honrado al ser adorado y reconocido. La oración por santificación que lo más importante es Dios y su gloria y no nosotros con nuestras necesidades.
  2. La oración para que su reino venga presupone que su reino no está y ha de venir aún(Mt. 6:10). Aunque Dios reina por siempre y nunca ha abdicado al trono, y aunque él reina en el corazón de los creyentes, también es cierto que la Biblia nos habla de un futuro reino en el que Cristo y su pueblo gobernarán sobre la tierra. También falta que se cumpla el reino eterno de Dios cuando todos sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies (Sal. 110). Por lo pronto el mundo vive bajo el gobierno soberano de Dios pero con gobiernos humanos que le rechazan y hombres y mujeres pecadores que le deshonran, así como del diablo, sus ángeles, la muerte y el mal en general. Por tanto, la oración del Padrenuestro pide que venga el día del Señor y que se revele su reino venidero. Esta es una oración con énfasis profético.
  3. La petición de que se haga su voluntad en la tierra implica que no se hace: Al igual que la petición anterior cuando hablamos de la voluntad de Dios podemos decir que Dios siempre hace su soberana voluntad, el problema es que los humanos no están cumpliendo con la voluntad revelada de Dios en las Escrituras. En el cielo los ángeles cumplen con su voluntad con presteza (Sal. 103:20) y plenitud, en cambio en la tierra hay desobediencia y hay pecado continuo. Por tanto esta oración implica que pidamos para que la gente conozca y haga su voluntad cumpliéndola a cabalidad. En esta oraremos para que la gente se convierta y conozca al Señor y para que viva en santidad agradándole en todo.
  4. La petición por el pan diario implica dependencia diaria en la provisión divina (Mt. 6:11):  Quiere decir que nuestros alimentos y todas nuestras necesidades son suplidas por la mano de Dios. Pese a que el no creyente busca las cosas materiales por sí mismo el cristiano las busca mediante la oración. Cristo también nos sugiere que la oración debe ser a diario y que a los creyentes nos debe caracterizar la gratitud por las bendiciones divinas.
  5. La oración por perdón en relación a otros presupone nuestros pecados y los de otros (Mt. 6:12,14,15): Cristo hizo provisión por los pecados mediante su muerte y nos indicó que Dios nos perdonará cada vez que vengamos arrepentidos delante de él de corazón. Implica que a diario fallaremos al Señor pero también él sabe que otros nos ofenderán y que en ocasiones no querremos perdonarlos. Jesús dijo que si no perdonamos a los demás Dios no nos perdonará a nosotros. El perdón es un camino de doble vía, algo que recibimos y algo que damos. Nuestra oración quedará bloqueada por la falta de perdón de Dios hacia nosotros o de nosotros hacia los demás.
  6. La petición por liberación del mal y de la tentación implica que el mal es real y peligroso pero que Dios nos puede guardar: El pecado está a la puerta de nuestra vida, la tentación es diaria y viene de diversas maneras, y muchas veces cedemos a ella. El diablo, que es el tentador, ataca a las personas pero hay vulnerabilidad mayor en aquellos que no velan orando. Dios da fortaleza y libra a aquellos que quieren vivir una vida santa y guardarse del mundo.
  7. La alabanza presupone reconocimiento: La oración del Padrenuestro termina con alabanza por ser Dios el rey y quien merece la gloria y la honra y nadie más.

La oración del Padrenuestro presupone ante todo un conocimiento y anhelo de lo que Dios desea. El cristiano debe amar el nombre de Dios, debe anhelar la venida del reino, debe desear hacer la voluntad divina, debe rogar por sus necesidades, debe querer que la comunión con Dios no sea rota por el pecado por ello debe pedir perdón y buscar ser guardado del mal. Cuando oremos conforme a la voluntad divina Dios nos oirá y tendremos todo aquello que sea acorde a ella.