Hagamos un análisis y comentarios sobre Gén. 1:2 porque creo que es de interés para entender el proceso en el que nos cuenta la Biblia que se dio la creación. Este dice “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”

Existe una teoría sobre este versículo, llamada teoría de la brecha que dice que el desorden y vacío en la tierra corresponden a la destrucción satánica de una primera creación la cual correspondería a Génesis 1:1. El propósito de introducir una brecha entre Génesis 1:1 y 1:2 es introducir miles millones de años para que concuerde con los datos de la geología moderna que ubican los fósiles en eras antiguas, así, aquella primera creación quedaría destruida y reconstruida por Dios en los siguientes versículos. La teoría dice según W.W. Fields autor de Unformed and unfilled:

En el pasado lejano y distante, Dios creó un cielo perfecto y una Tierra perfecta. Satanás era el gobernante de la Tierra que estaba poblada por una raza de ‘hombres’ sin alma. Eventualmente, Satanás, quien habitaba en el Jardín de Edén compuesto de minerales (Ezequiel 28), se rebeló queriendo ser como Dios (Isaías 14). Debido a la caída de Satanás, el pecado entró en el universo y trajo sobre la Tierra el juicio de Dios en forma de un diluvio (indicado por el agua en el 1:2), y luego una edad de hielo global cuando el calor y la luz del sol fueron de alguna manera removidos.

Las objeciones a esta teoría son hermeneuticas y teológicas. Las primeras tienen que ver con el hecho de que los textos que se usan para sustentar esta teoría son tomados muchas veces fuera de contexto y resultan extrañas al resto de la doctrina de las Escrituras. En principio la Biblia nos asegura que el mundo fue hecho en 6 días (Ex. 20:11) y no menciona otra creación, por otra parte, Génesis 3 nos dice que la muerte entró por Adán por lo que si hubo muerte preadámica habría un problema teológico. Por otro lado Gén. 1:31 nos dice que todo lo que Dios creó era bueno.

Las palabras hebreas para desordenada y vacía son tohu y bohu, y son utilizadas en dos textos proféticos para hablar de la destrucción que vendría sobre Edom e Israel: Isa 34:11… Dios extenderá sobre Edom el cordel del caos y la plomada de la desolación. (NVI), Jer 4:23 Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz.

Los defensores de la teoría de la brecha alegan que si estos juicios divinos hacen que la tierra esté asolada y vacía es porque la tierra antes de la creación estuvo habitada y fue destruida por un juicio, pero una cosa no implica la otra. Lo que sí podemos decir es que los juicios llevarían a la tierra hasta el estado anterior a la creación a una época de caos y vacío de todo ser y no lo otro.

Isa 45:18 pareciera decir que Dios no hizo la tierra en un vacío como la interpretan algunos. El texto dice “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro.” (RVR), la DHH dice “no para que estuviera vacía”, LBLA “no la hizo un lugar desolado”. Si tomamos el texto fuera de contexto la conclusión es que Dios no creó al mundo vacío y por tanto si llegó a estar vacía es porque algo malo ocurrió. Isaías 45:18 sin embargo nos dice que así como Dios no hizo la tierra para que permaneciera vacía así tampoco dejaría la tierra de Israel sin sus habitantes que en ese momento habían sido llevados cautivos a Babilonia.

Ahora, ¿cuál es el significado de Génesis 1:2 entonces? La interpretación más adecuada sería decir que Dios formó una tierra vacía, desordenada y sin luz para así darle forma, llenarla e iluminarla en un periodo de seis días. Pero ¿por qué Dios hizo una tierra con esas características si desde el principio pudo haberla hecho perfecta? Tal vez será bueno imaginarnos a Dios como un artista, un alfarero o un albañil que toma los elementos básicos y comienza a darle forma, establecer fundamentos y poner detalles hasta tener una obra perfecta.

Hay otras observaciones que podemos ver en el pasaje: Gén 1:2 dice “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” ¿a qué se refiere la faz del abismo? ¿a qué aguas se refiere?  La faz del abismo se refiere a un mar profundo de aguas que cubría toda la tierra. El salmo 104:6 dice “El mar profundo cubría la tierra como si fuera un vestido. El agua cubría las montañas.” El apóstol Pedro añade, 2 Pe 3:5 “Esa gente no quiere darse cuenta de que desde tiempos antiguos ya existía el cielo, y también la tierra, que Dios con su palabra hizo salir del agua y la mantiene en medio del agua.”

Otra pregunta que podemos hacer es ¿qué hacía el Espíritu de Dios moviéndose sobre el agua? Es importante señalar que la palabra hebrea para Espíritu es ruaj, viento, lo cual nos da la idea de movimiento y energía del Dios creador. El Nuevo Testamento nos revelará que se trata de la tercera persona de la trinidad quien lleva a efecto los propósitos divinos de forma directa en la creación. La palabra hebrea usada para “se movía” es usada en Deu 32:11 para señalar el revoloteo de un águila “Como el águila que excita su nidada, revolotea sobre sus pollos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas, Deu 32:12 Jehová solo le guió, y con él no hubo Dios extraño.” Lo cual nos habla de un movimiento íntimo, protector y participativo para comenzar a cambiar la situación imperante en esa masa sin forma.

Creo que visto desde este punto la tierra desordenada, vacía de seres vivos e inanimados y oscura en sus grandes masas de agua se ve distinta por el aleteo del Espíritu que lo sobrevolaba. Dios empezaría a modelar sobre esa base y su mano, el Espíritu Santo, con su poder comenzaría a manifestarse sobre todo.

Algunos han señalado el parecido entre este relato y el de los antiguos babilonios los que creían que Marduk se había enfrentado a Tiamat y el cadáver de esta última creó el cielo y la tierra. Sin embargo, aquí no se nos muestra lucha entre Dios y otros dioses. Si no de su obrar en elementos de la naturaleza que él hizo y empezó a dotar de cualidades que consideramos de bendición.

Si es algo inquietante pensar en que Dios haya hecho vacío, asolamiento y oscuridad, y no solo luz, pero Isaías nos dice Isa 45:7 “que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.” Esto no nos habla de algún tipo de maldad en Dios sino de su soberanía en todas las cosas. Juan dice 1Jn_1:5 “Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.” Por tanto si Dios hizo un mar cubierto con tinieblas era para mostrar su gracia y amor el cual en su soberanía ilumina todo y de eso hablaremos en la próxima entrega acerca de la creación.