Muchos han cuestionado el relato de la creación de Génesis 1 porque les parece que el orden de los eventos no concuerda con las teorías actuales sobre el origen del universo. Uno de esos cuestionamientos se encuentra en lo referente a la creación de la luz sin una fuente física determinada. ¿Cómo hizo Dios luz el 1er día si los astros fueron creados el 4to?¿Cómo podemos explicar esto? ¿de qué naturaleza era esta luz?

En la entrega anterior sobre la creación decíamos que parecería inquietante que Dios haya partido de elementos desordenados, de vacío y oscuridad pero esto tenía el propósito de mostrar su bondad y gracia desde el comienzo de las cosas.

Gén 1:3 “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.”

Algunos han pensado que esta luz se refiere al evento de la gran explosión (big bang) en que la materia y el espacio llegaron a formarse según dice esta teoría. El problema es que según vemos el orden en Génesis 2 se nos dice que ya existía agua que cubría la tierra, por tanto, aunque suene como algo que se asemeja mucho no creo que se refiera a esta luz, sería sacar el texto fuera de contexto.

Por otro lado, no puedo dejar de señalar la importancia de la luz para la vida en la tierra y para la física en general. La luz es una onda electromagnética que se comporta en ocasiones como un paquete de energía y otras como onda. En cuanto a su propagación, se comporta como una onda. Pero, la energía de la luz es transportada, junto con la onda luminosa, por unos pequeñísimos corpúsculos que se denominan fotones (“pequeños paquetes de energía”). La luz visible es apenas una parte del espectro electromagnético. La luz viaja a trescientos mil kilómetros por segundo y está intimamente relacionado con la materia y la energía a través de aquella famosa formula de Einstein E=mc², donde E es la energía, m la masa y c la velocidad de la luz. El universo está más lleno de tinieblas en el espacio exterior que de luz. Es enormemente grande la cantidad de espacio que está cubierta por tinieblas en el vasto universo.

Dios creó la luz por medio de su palabra poderosa. Lo primero que Dios comienza a hacer en su proceso creativo es iluminar la escena para luego empezar a ordenar los elementos de la tierra y el agua y luego llenarlos de seres vivos e inanimados. Dios no trabajaría en la oscuridad porque 1Jn 1:5 dice “… Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.”

Segundo, si la luz no tenía una fuente física y el pasaje anterior nos dice que Dios es luz significa que esta luz sin fuente física era una emanación o manifestación de la misma gloria divina que hasta el momento había estado escondida de la materia física. Esto implica que Dios regaló, dotó o comunicó a su creación la luz primigenia de su iluminación.

Varios pasajes nos enseñan que esta luz está en Jesús:

  • Jua_8:12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
  • 2Co 4:4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Juan dice que cuando Cristo vino a la tierra vino la luz verdadera, Jua 1:9 “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.” Mostrando de este modo que las luces de los astros y las generadas por el hombre son solo una derivación dependiente del Dios que ilumina a todo hombre al impartirle vida. Esa luz primigenia era una energía de vida que capacitó a toda la materia y el espacio existente para sustentar vida. En ninguna parte se nos dice que esa luz haya dejado de ser sino hasta cuando el mundo entra en las tinieblas del pecado.

Gén 1:4 “Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.”

Dios juzgó como buena y bella a la luz en principio porque todo lo que él hace es bueno. Su parámetro es superior al del hombre que con sus juicios vanos busca mezclar lo bueno con lo malo, busca llamar bueno a lo malo, Isa 5:20 “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”. La condenación consiste en no amar la luz sino rechazarla Jua 3:19 “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.”

Una de las razones por las que Dios llamó buena a la luz es porque ella hace que las cosas se vean Efe_5:13 “Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.” No nos percataríamos de su poderosa ayuda si fuésemos ciegos.

Otra gran bondad de la luz es que vence las tinieblas, simbolo del mal, Jua 1:5 “La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” esto implica verdad y esperanza. Proféticamente diríamos que a pesar de que el mundo está en tinieblas, un día llegará la luz cuando Cristo vuelva.

Pablo nos exhorta a separarnos de las tinieblas y a manifestar la luz de Cristo Efe 5:8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.

Gén 1:5 “Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.”

Este texto es interesante ya que nos señala la creación de ciclos de tiempo marcados por la luz. En un momento “Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.” (Jn. 11:9,10). Jesús señala que el día es para trabajar, es para aprovechar, porque viene tiempo en el cual no se pueden hacer las cosas. Jn. “9:4 Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.” Dios estableció tiempos de trabajo y de descanso que son fijos mediante el establecimiento de la luz de su gloria.

Notemos lo que nos dice el libro de Apocalipsis sobre el estado eterno en el cielo nuevo y la nueva tierra Apo 22:5 “No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.” Nos dice que en el cielo no hay necesidad de ciclos de luz y oscuridad como hoy en día lo tenemos sino de una eterna luz. También se nos habla de Dios como la fuente de luz eterna como lo fue al principio.

 

Nota:

Se ha discutido si los días de Génesis 1 son días literales de 24 horas o de periodos largos de tiempo lo cual daría lugar a una tierra joven. Sabemos que la luz viaja a 300,000 km/s, por lo que la luz de las estrellas que ahora vemos y que están años luz de nosotros corresponderían a una luz emanada hace millones de años aunado a que según la teoría del big bang el universo está en expansión. Los defensores del creacionismo de la tierra joven creen que Dios hizo el universo con apariencia de edad y creó la luz en tránsito.