Muchos damos por sentado el suelo en el cual caminamos como si siempre hubieran existido, pero la realidad es que tuvieron un origen determinado. El tercer paso en la creación del mundo fue el surgimiento de la tierra y la delimitación de los mares, es decir, el surgimiento de los continentes.  Lo que la ciencia moderna dice que se formó en unos 4,000 millones de años la Biblia lo conglomera en el tercer día de creación.

La geología y otras ramas de la ciencia plantean que el origen del planeta vino de un océano de material fundido en fuego que surgió de la gran explosión, hasta que se fue enfriando. Existe una teoría que dice que el agua provino en asteroides del espacio exterior y cuando chocó con la lava terrestre (1200 °C) se condensó en los aires provocando una lluvia que duraría millones de años haciendo que el planeta se enfriara y estuviese un 90% cubierto de agua, hace unos 4,000 millones de años.1 Los fenómenos volcánicos en los mares hicieron surgir las rocas de granito que formaron la primera corteza continental. Fue hace 1200 ma (millones de años) que debido al movimiento de las placas terrestres provocada por las corrientes del manto interno de la tierra que surgió un supercontinente (Rodinia). Luego se plantea que hubo una glaciación que abarcó desde hace 1,000 a 650 ma y cuando los hielos se derritieron el supercontinente se dividió en partes más pequeñas y luego se recombinaron formando Pannotia y luego Pangea fragmentada hace 180 ma y que corresponde al estado actual de los continentes.2

Si analizamos la teoría anterior, esta depende de ciertos factores fortuitos o de azar que desencadenan procesos de cambio, por ejemplo, asteroides con partículas de agua, movimientos dentro de la corteza terrestre, elementos del espacio exterior, … Suponiendo que esta teoría es cierta, que por cierto tiene demasiadas suposiciones, huecos y cosas sin explicación, ¿no es esto algo extraordinario? hoy nos preguntaríamos ¿por qué hasta la fecha no se ha encontrado agua en otros planetas, ni vida?

La Biblia por otra parte dice:

Gén 1:9  Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Gén 1:10  Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. 

Este tercer acto divino tiene varias características. Primero que fue establecido por medio de la Palabra de Dios y segundo que fue un acto de ordenación no propiamente de creación. Antes en Génesis 1:2 el Espíritu se movía sobre las aguas caóticas y en Gén. 1:6-8 separó las aguas de arriba (cielo), con las de abajo (mares). Finalmente las aglomera en partes y hace surgir la tierra firme para llevar a cabo la creación de vida en él.

El salmista en el salmo 104 el cual nos habla de la providencia divina nos describe el proceso mediante el cual las aguas descendieron de su nivel y ascendió la tierra (Otros pasajes que nos hablan de este proceso son Job 38:8-11, Proverbios 8:27-20 y Jeremías 5:22 los cuales nos hablan del poder y la sabiduría con la cual hizo todo esto).

Sal 104:5-9  Tú pusiste la tierra sobre sus cimientos, y de allí jamás se moverá; la revestiste con el mar, y las aguas se detuvieron sobre los montes. Pero a tu reprensión huyeron las aguas; ante el estruendo de tu voz se dieron a la fuga. Ascendieron a los montes, descendieron a los valles, al lugar que tú les asignaste. Pusiste una frontera que ellas no pueden cruzar; ¡jamás volverán a cubrir la tierra! (NVI)

En la Biblia vemos varias acciones milagrosas de Dios sobre las aguas como es el paso de Israel por el mar rojo mediante un fuerte viento oriental (Éx. 14:21), el paso por el río Jordán deteniéndose y permitiendo el paso de su pueblo, Jesús caminando sobre el agua y deteniendo la tormenta y su conversión de agua en vino. La creación de la tierra y los mares hace que la Escritura diga que estos le pertenecen a Dios y no al hombre Sal 24:1,2 “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan. Porque él la fundó sobre los mares, y la afirmó sobre los ríos. ” Gen. 1:10 nos dice que Dios le puso nombre al mar y a la tierra, lo cual es más que un nombramiento una declaración de pertenencia y dominio. A diferencia de los cananeos y los babilonios, y otras culturas, el mar está controlado por Dios y no es un dios amenazante para la vida humana. A menos que el Señor ordene que salgan de su lugar de “habitación” como juicio para los pecadores como fue en el caso del diluvio.

Según el punto de vista bíblico la catástrofe del diluvio (Gen. 6-9) habría alterado la superficie terrestre dejando evidencia en las capas que esta formó mediante una sedimentación muy rápida, y no algo lento que presupone el gradualismo geológico y que lleva a la conclusión de millones de años. Es por esto que el creacionismo de tierra joven, que interpreta la Génesis literalmente, propone pocos miles de años frente a los millones de la geología.3

Los apóstoles también creían que la tierra había surgido del agua y que había existido un diluvio y que la palabra de Dios fue la que los causó. Pedro no solo nos habla sobre un asunto del pasado que muchos quieren ignorar voluntariamente si no que revelan del suceso final que la misma palabra ha de operar. El argumento de Pedro es que el universo no es eternamente estable.:

 2Pe 3:5  Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, 2Pe 3:6  por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;
2Pe 3:7  pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.

El Salmo 95 nos invita a venir a adorarle porque él está sobre todos los dioses y el creó la tierra y todo lo que contiene:

Sal 95:3  Porque Jehová es Dios grande, y Rey grande sobre todos los dioses.
Sal 95:4  Porque en su mano están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas.
Sal 95:5  Suyo también el mar, pues él lo hizo; y sus manos formaron la tierra seca.

 La ciencia y la Biblia tienen puntos de contacto en ciertas cosas como que la tierra surgió debajo de las aguas y que llevó un proceso determinado para que se establecieran los límites de los continentes actuales. Sobre el proceso la Biblia no nos da una descripción exacta, y con respecto al tiempo tenemos una respuesta rápida si aceptamos el texto literalmente, pero hemos de esperar muchos años más para que todas las hipótesis de la geología que señalan a millones de años sean confirmadas a plenitud.

 

Referencias para consulta en línea:

  1. https://www.vix.com/es/btg/curiosidades/2010/09/02/como-se-formo-la-tierra, también https://www.youtube.com/watch?v=-1J5KPKF1jc
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Tierra
  3. https://answersingenesis.org/es/edad-de-la-tierra/millones-de-años/