Jesús enseñó a orar que se haga la voluntad de Dios como se hace en el cielo, esto es debido a que los ángeles siempre hacen su voluntad. El Salmo 103:20, 21 dice que los ángeles son “poderosos en fortaleza, ministros suyos que ejecutáis la voz de su precepto… ministros suyos que hacéis su voluntad”, la palabra ministros significa servidores. Otro pasaje que nos habla de la función de los ángeles es Hebreos 1:14 “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”. Por tanto, los ángeles son espíritus cuya función está en relación a aquellos que han de heredar la salvación, es decir, los creyentes.

  • En relación con Dios, los ángeles se dedican en primer lugar a alabar a Dios (Sal. 103:21). Los cristianos nos unimos a ellos en la adoración (Hb. 12:22,23).
  • También cuidan a los creyentes de tropiezos (Sal. 91:11)
  • Los ángeles participan en el juicio divino sobre ciudades (Gén. 19) y personas individuales (Hch. 12:23). Ellos también se encargarán de ejecutar los juicios finales (Ap. 15:1)
  • En cuanto a la revelación fueron enviados para dar la ley (Gá. 3:19) y para entregar revelación profética especial (Dan. 9:21,22)
  • Dirigir, como lo hizo con José para que regresara a Israel (Mt. 2:19) o con Cornelio para que enviase por Pedro (Hch. 10:3 ).
  • Liberar de los enemigos como fue el caso de la batalla contra los sirios (2 R. 6:17) y la liberación de Pedro y Juan de la cárcel (Hch. 12:7).
  • Los ángeles patrullan la tierra (Za. 1:10-11), pueden incluso hacer visitas de inspección (Heb. 13:2).
  • Libran batallas contra los ángeles de las tinieblas (Dn. 10:13)
  • Enviar provisión alimenticia y fortaleza como fue en el caso de Elías en su camino en el desierto (1 R. 19:5-7) y Jesús después de sus 40 días de ayuno (Mt. 4:11).
  • Los ángeles son testigos del desarrollo de la salvación. Pablo dice que parte del misterio de la piedad es que Dios fue manifestado en carne y visto de los ángeles (1 Ti. 3:16). Ellos anunciaron su nacimiento (Lc. 2:10) y su resurrección (Lc. 24:4), así como su segunda venida (Hch. 1:10). También ellos contemplan como Dios está uniendo en un solo cuerpo a los gentiles y a los judíos (Ef. 3:10). Acompañaran a Cristo en su venida (Mt. 16:27).

Sin embargo, toda revelación hoy en día debe concordar con el evangelio ya revelado en las Escrituras, cualquier persona o ángel que lo contraríe sea anatema dice Pablo (Gá. 1: 8). Tampoco la Biblia nos invita a pedirle a los ángeles sino solo a Dios, mucho menos a adorarles (Col. 2:18), Pablo dice “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,” (1 Ti. 2:5). En conclusión, debemos estar conscientes de la presencia de los ángeles en nuestras vidas confiando en que Dios obra por medio de ellos soberanamente, también deberíamos imitarlos en su obediencia y servicio constante.