Se dice que Moisés es el autor de los primeros 5 libros de la Biblia. Su preparación como príncipe de Egipto le daría la capacidad para esto. El libro de Génesis significa principio y es que nos narra los comienzos del universo, de la humanidad, del pecado y del pueblo de Israel. Nos da una cosmovisión, una explicación del por qué del universo, del por qué del pecado, quien es Dios y el comienzo del plan de Dios para redimir al mundo. Así el libro se puede dividir en dos: del capítulo 1 al 11 la historia de los orígenes y de la humanidad, del 12 al 50 la historia de los patriarcas hebreos.

Existen diferentes puntos de vista sobre como interpretar los primeros tres capítulos de Génesis: algunos dicen que es un mito, otros que es poesía, otros que es historia literal y que se tratan de días de 24 horas, otros lo interpretan de manera alegórica. ¿Cómo pudo tener Moisés acceso a la revelación de los orígenes? Por un lado a través de la tradición oral pasada de generación a generación desde Adán y Abraham, y mediante revelación especial de Dios.

Tal vez una buena clave interpretativa está en comparar las cosmovisiones antiguas cananea, egipcia y babilónica que hablaban de una creación generada en la lucha de muchos dioses con la sencillez de este relato. Con esta narración Dios destruye la cosmovisión idolátrica de quienes adoraban a los astros, a los animales y al hombre porque solo son criaturas. Hoy somos llamados a alabar a quien nos hizo no a la creación. La fecundidad es una bendición divina desde la creación y no algo que nos debería llevar a buscar a los dioses falsos como lo hacían los cananeos. Cada día debemos dar gracias por esta gran casa y por cada provisión en ella, y por lo que somos.

“en el principio creó Dios los cielos y la tierra” (1): Dios ya existía antes del tiempo y del espacio como un ser trinitario y decidió hacerlo dando comienzo a todo cuanto existe en el universo. El universo no es eterno, tuvo un comienzo, no existe por azar o casualidad, tiene un creador sabio y poderoso.

“La tierra estaba desordenada y vacía” (2) esto implica una creación de materia primigenia en la que Dios puso orden y llenó con seres vivientes en los seis días de creación. También se menciona la existencia de aguas en las cuales el Espíritu se movía. Por ello algunos creen que antes de los seis días hubo un tiempo previo indefinido o incluso una creación previa destruida por la caída de Satanás. Pero Dios quiso mostrar el contraste entre lo desordenado y vacío con lo que haría en seis días ordenando y llenando. No podemos saber a ciencia cierta la fecha del universo a través de estos datos.

1er día creación de la luz, del día (3-5): Dios dijo que fuera la luz y fue hecha, la creación la necesitaba y no podía ser sostenida sin ella. La luz es necesaria en lo físico y lo espiritual porque da energía, vida y visibilidad de las cosas. Dios vio que era buena y le llamó día, esto antes de la creación de los astros, era una luz cósmica emanada de Dios. Los días se cuenta en periodos de oscuridad y luz, de la noche a la mañana oscuridad.

 2do día creación de los cielos por una separación de las aguas de abajo y de arriba (6-8). Esto es la formación del cielo atmosférico del cual desciende la lluvia.

3er día creación de la tierra y del mar por el descubrimiento de lo seco (9,10) y creación de las plantas como producto de la tierra (11-13): en todo esto vemos un proceso de separación y movimiento dirigido hacia un fin. Creó tanto hierba verde que daría alimento a animales, como hierba con semilla y árbol con fruto para los seres humanos. Todo lo cual fue hecho conforme a su género. No se nos habla de un proceso evolutivo sino de diferenciación desde un comienzo.

4to día creación del sol, la luna y las estrellas (14-19): en el cielo Dios puso estos astros para separar noche y día, para servir de señales en las estaciones, días y años. Es decir, para establecer periodos y estaciones. También para alumbrar la tierra en el día (sol) y noche (luna y estrellas).

5to día creación de los animales marinos como producto de las aguas y de las aves voladoras (20-23): Creó monstruos marinos y todo animal que se mueve en el mar según su especie, así como toda ave. Por primera vez ordena que fructifiquen y se multipliquen estos seres vivos para llenar la tierra.

6to día creación de los animales terrestres y del ser humano (24- 30): la tierra produjo por orden divina toda especie de seres vivientes, bestias, serpientes, etc. Dios hizo al hombre y lo puso como señor de los peces, las aves y las bestias, y de todo lo que se arrastra. Es decir, lo puso como mayordomo, administrador de la tierra. Dios lo hizo varón y hembra a su imagen y semejanza esto es dotándole de inteligencia, moral y sentimental. Luego los bendijo diciéndoles que se multiplicaran y fructificaran, y señoreando en los animales. Como provisión, al comienzo al hombre se les dio las plantas para comer, no animales; a los animales se les dio la hierba. 

 Dios hizo las cosas por el poder de su palabra, cada cosa se hizo como producto de sus órdenes. Él vio que cada cosa creada era buena y bueno en gran manera (31). Aquí vemos poder, sabiduría y bondad de nuestro creador que solo hace lo bueno, al principio un mundo sin muerte y dolor, y aún después de la caída cada planta, animal, estrella y persona son extraordinarias por su creador.

El proceso de la creación en seis días llegó a su fin. Dios cumplió su propósito con el cual inició que era crear seres a su imagen y semejanza con dominio en la tierra, con provisión de animales y plantas para su sustento. La tierra sería el centro universal en el cual se desarrollaría la historia del reino de Dios donde los hombres gobernarían para su gloria al multiplicarse dándole un pueblo.