Después de un interludio en el cual se mostró a personas saliendo de la gran tribulación (Ap. 7) se abre el séptimo sello y hubo media hora de silencio (1). ¿Qué significa este tiempo breve donde no se oye nada? Este pareciera un tiempo en el que a que Dios no está obrando, pero se está preparando. El silencio de Dios también es parte de su juicio en el que él deja de hablar al hombre que se ha rehusado oír sus llamados. Es un tiempo de espera, de expectativa a ver lo que Dios hará.

Luego de este periodo de silencio siete ángeles santos, cercanos a Dios, tomaron siete trompetas (2), las trompetas en el A.T. servían para anunciar algo en este caso alertan sobre los juicios finales. Esto hace un contraste con el silencio del séptimo sello.

Otro ángel tomó un incensario de oro y se le dio incienso para añadirlo a las oraciones de los santos (3), los santos de la tierra claman que se les ayude por la persecución en dichos momentos y esto sube a la presencia de Dios (4). La ministración en el templo judío contenía en el lugar santo un altar de incienso donde los sacerdotes ofrecían incienso y oraciones diarias a Dios por el pueblo. Aquí se nos dice esto es ofrecido a Dios por la iglesia por medio de un ángel (mensajero)

El ángel añadió fuego del altar al incensario, y lo echó a la tierra produciendo truenos, voces, relámpagos y un terremoto (5). El fuego añade intensidad a la oración y puede representar la ira derramada sobre el mundo a causa del clamor de su pueblo. Entonces los ángeles tocaron las trompetas (6), la ira sobre el mundo pecador será la respuesta al sufrimiento del pueblo de Dios:

Primera trompeta: hubo granizo y fuego mezclados con sangre lanzados sobre la tierra (7). Este es juicio por la muerte de los santos, por la sangre derramada de los justos. En esta se destruyó la tercera parte de los árboles y se quemó la tercera parte de la hierba verde y de la tierra. Esto implica el desastre natural más grande sobre la tierra y causará grandes problemas económicos. ecológicos y de salud.

Segunda trompeta: como una gran montaña ardiendo cayó en el mar que convirtió el agua en sangre, (8) lo cual recuerda la plaga sobre Egipto por haber ahogado a los niños del pueblo de Dios en el Nilo. Como resultado morirá la tercera parte de los peces y destruirá la tercera parte de sus embarcaciones (9). Notemos que el énfasis en este capítulo está en el daño en la tercera (1/3) parte de las cosas que causará gran conmoción en todos los elementos. ¿Qué podemos decir acerca de esa cosa como una gran montaña ardiendo que cayó? ¿qué es? no se nos dice, no fue identificado por Juan pero produce contaminación en el mar que causa sangre o algo como sangre, mata a los peces por falta de oxígeno y hace arder las naves.

Tercera trompeta: El tercer ángel tocó la trompeta y cayó del cielo una estrella como una antorcha que contaminó la tercera parte de los ríos y fuentes (10), su nombre era amargura (ajenjo). Muchos hombres murieron por esas aguas amargas (11). Aquí la afectación es sobre el agua bebible que hace morir animales y a los seres humanos que requieren el vital líquido. Dios les dio a beber amargura, tal como Moisés haría beber a los israelitas agua con oro molido por adorar el becerro de oro (Ex. 32). Este objeto que cae podría tratarse de algún tipo de asteroide que cae del cielo.

La cuarta trompeta: fue herida la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas para oscurecer la tercera parte de ellos y no hubiera luz durante la tercera parte del día y la noche (12). Al igual que a Egipto Dios castigará la tierra en su tercera parte dándoles oscuridad, para que anden las tinieblas que han amado. Esto podría suceder como resultado de los altos niveles de contaminación atmosférica, por lo que la gente quedaría en tinieblas en gran parte del día.

Los castigos de estas primeras plagas fueron realizados desde fenómenos celestiales afectando la naturaleza en la tierra, el agua, y los cielos, e indirectamente a la humanidad que sufre al ver la conmoción de la naturaleza. Juan vio un águila que volaba en el cielo y decía “Ay de los que moran en la tierra, por los toques de trompeta que faltan” (13), debido a que las últimas tres trompetas afectarían directamente a los hombres dándoles mucho dolor.