Muchos hermanos hoy tienen temor de la segunda venida de Jesús porque no se sienten listos para este encuentro.  

Los hermanos de Tesalónica tenían una preocupación especial en cuanto a que ellos creían que sus familiares muertos no se irían con el Señor cuando él viniera. El pensamiento que estaba detrás de esto era que Jesús vendría por su pueblo, pero solo por los que hallase con vida. Ellos creían que Jesús podía venir en su generación, unos 20 años después de su ascensión.

Pablo les dice 1Ts 4:13 “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.” ¿Qué pasaría con sus familiares? ¿Se perderían? ¿quedarían en sus tumbas? Pablo les va a enseñar algo respecto acerca de los muertos en Cristo para que tuviesen una esperanza.

Esperanza para los muertos y los vivos

1Ts 4:14  Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 

La unión con Jesús hace posible que los muertos en Cristo resuciten. La unión con Jesús implica que el creyente pasa por todo aquello que Jesús pasó.

Revelación

Pablo da a conocer una palabra recibida por el Señor, ya sea de forma directa o por algún dicho de Jesús que no se haya en los evangelios

1Ts 4:15  “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.” Los que estemos vivos en su venida no nos adelantaremos a los que estén muertos. En otras palabras no nos iremos primero y los muertos después sino que ambos seremos redimidos al mismo tiempo.

Esto mismo enseña Pablo a los corintios 1Co 15:51 “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,” 

Heb 11:40  Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor. (NVI)

El proceso

1Ts 4:16  El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.  

1Ts 4:16  Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 

1 El Señor mismo descenderá del cielo: no será una aparición, él vendrá en las nubes como se fue. Juan 14:2-3 en la casa de mi Padre,… voy pues a preparar

2 Con voz de mando, con voz de arcángel, con trompeta de Dios.

  • Voz de mando: llamado imperativo, orden de autoridad llamando a su pueblo hacia sí mismo a los muertos a salir de las tumbas, a los vivos a ascender “¡sube acá!”. Heb 12:26  En aquel tiempo, la voz de Dios hizo temblar la tierra, pero ahora dice: “Una vez más haré temblar no solo la tierra, sino también el cielo.”
  • Voz de arcángel: los arcángeles pertenecen a la jerarquía más alta de los ángeles. La Biblia solo menciona a Miguel, uno de los principales príncipes por Israel (Dan. 10:13). Daniel 12:1-3 indica que Miguel se levantará en el tiempo de angustia “y muchos de los que duermen en el polvo serán despertados…”.
  • Con trompeta de Dios. Notemos como Jesús describió el momento:

Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro. (Mt. 24:30,31)

  • Pablo describe el acontecimiento así 1Co 15:52 “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.” A la final trompeta o el último toque de trompeta. 

En Exodo 19:17-20 Dios ordenó al pueblo prepararse al pie del monte Sinaí para un encuentro con él. Había relámpagos, truenos, una nube espesa y un sonido de trompetas cada vez más alto. Dios bajó al monte y Moisés subió.

Algunos creen que el sonido de la trompeta será la de la séptima trompeta. La importancia de la séptima trompeta es que al toque de ella se cumplirá el designio secreto de Dios, y es el momento en que los reinos del mundo pasan a ser del Señor y llega el momento de su ira y de juzgar a los muertos (Ap. 11:17,18)

3 El arrebatamiento para el encuentro con el Señor: El apóstol Pablo enseña 1Ts 4:17 “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Arrebatamiento de los justos vivos y de los santos resucitados que son transformados en un abrir y cerrar de ojos. La palabra “harpazo” significa arrebatados violentamente, porque ellos pertenecen al Señor y nadie los puede arrebatar de su mano (Jn. 10:28).

Pablo enfatiza que este encuentro será con nuestros amados y será para recibir al Señor en el aire. Nosotros volaremos hacia el cielo en compañía de los ángeles en las nubes.

4 Y así estaremos con el Señor para siempre. Ya no habrá más separación. Jua 14:3 “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” 

Pablo concluye esta parte diciéndonos. 1Ts 4:18 “Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.” Estamos seguros en Dios y pronto veremos al Señor. Ánimo, no importa que estemos pasando nada nos podrá separar de su amor. Un día nos volveremos a ver, ni la muerte por Covid u otras enfermedades nos evitará ese momento glorioso.