Los pescadores en la zona del mar de galilea, como lo eran Pedro y Juan, entendían muy bien cómo se pescaba con la red. Jesús también conocía acerca de este oficio pues acompañó a sus discípulos a pescar y los llamó a dejar las redes para ir en pos de él y ser pescadores de hombres.

Esta es la última parábola del capítulo 13 de Mateo, en ella Jesús dijo que el reino de los cielos es como una red que se echa en el mar y recoge toda clase de pescado (Mt. 13:47), algunos creen que esto se refiere al evangelismo y conversión de las personas que se integran a la iglesia. Esto sería así si interpretamos a los peces del mar como a todo el mundo y a los sacados como la iglesia, pero no es así, sino que la pesca representa la pesca de toda la humanidad.

Jesús dice: “Cuando la red se llena, los pescadores la sacan a la playa, donde se sientan a escoger el pescado; guardan el bueno en canastas y tiran el malo.” (Mt. 13:48, DHH). Primero se refiere a un tiempo en el que la red se llena, al llenarse se saca y se eligen los peces buenos y los malos se sacan. ¿Cuál fue la aplicación que le dio Jesús?

Así también sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles para separar a los malos de los buenos, y echarán a los malos en el horno de fuego. Entonces vendrán el llanto y la desesperación.” 

Mt. 13:49,50; DHH

Así que la referencia esencialmente es al tiempo final donde los ángeles representan a los pescadores y los peces a la humanidad entera. El proceso de selección es separar los malos de los buenos como se separan los buenos peces de los malos. Aquí en vez de una cesta es el reino y en vez de tirar los peces malos, son arrojados en el horno de fuego refiriéndose al gehena o infierno. Allí será el llanto y la desesperación.

Esta parábola es semejante a la de la cizaña donde en vez de pesca se habla de cosecha “Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.” (Mt. 13:30). La escatología está resumida en un versículo, es el momento de separación y posición de los buenos y malos en su lugar correspondiente. Esta es la parte futura del reino, mientras tanto todos estamos juntos en este mar llamado tierra, ¿qué tipo de pez quieres ser?

En cierta forma la predicación del evangelio es una cosecha porque produce conversión, es una pesca de hombres, en tanto esperan el día que los ángeles los lleven a la presencia de Dios. Obedecer la Palabra nos evitará ir al lago de fuego llevado por los ángeles.