La pobreza es uno de los problemas más grandes en Latinoamérica y conocer sus causas es de mucho valor para poder afrontarlo. Hay quienes lo reducen a lo estructural y otros a la responsabilidad individual. La Biblia lo aborda desde ambas maneras.

La pobreza puede definirse como la condición en que se carece de los recursos para la subsistencia y el desarrollo personal. Hay diferentes grados de pobreza, el más extremo es el del menesteroso y del mendigo, que carece de casa, comida y vestido, quienes viven con menos de un dólar diario. Hay otros que tienen casa pero sus ingresos son muy bajos para poder comer e ir a la escuela, siempre se ven en dificultades para pagar la luz, el agua, las colegiaturas, para comprar ropa o zapatos, y en sus casas solo hay cosas básicas.

El término pobreza proviene de una palabra que significa parir poco, la poca fructificación o infertilidad. Alguien que no alcanza a florecer, por lo cual pobreza es la baja capacidad de desarrollo, no solo se refiere a los bajos ingresos.

A continuación veremos algunas causas de la pobreza que menciona la Biblia, en ella podemos notar causas personales y otras ajenas a uno mismo.

  • La flojera: Es cierto que no siempre podemos decir que el pobre es porque sea flojo, pero sí hay quienes lo son por falta de esfuerzo “Un poco de sueño, un poco de dormitar, y cruzar por un poco las manos para reposo; Así vendrá tu necesidad como caminante, Y tu pobreza como hombre armado.” (Pr. 6:10,11), la Escritura en cambio recomienda la diligencia, la constancia y el arduo trabajo. 
  • No oír consejos. El hijo pródigo fue sabio en su propia opinión y malgastó su fortuna en amigos, placeres y fiestas llegando a la miseria: “Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; Mas el que guarda la corrección recibirá honra” (Pr. 13:18).
  • Actuar sin planificación: El Pro_21:5 dice “Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”. Cuando se refiere a los pensamientos se refiere a los planes. No solo se requiere de trabajo arduo sino de un plan adecuado, de estudio, no de impulsos alocados.
  • Los vicios: Isaías 55:2 cuestiona “¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia?” Muchos obreros gastan su salario en el vicio del alcohol o la droga, otros trabajadores en apuestas o en mujeres. Los vicios hacen que la persona no pueda avanzar, otros aún llegan a acabar en la miseria al perder su trabajo.
  • Maldición. El libro de Deuteronomio 28 menciona una serie de maldiciones por causa de la desobediencia a las leyes de Dios, las cuales pueden ser la no producción de la tierra, la opresión y despojo de los enemigos, y la pobreza al grado de tener que pedir prestado (Dt. 28:44).

Causas estructurales: se puede dar por el desempleo, los bajos ingresos, por marginación o exclusión, el bajo precio al producto del campo, etc. En resumen por causas injustas impuestas por los más poderosos como gobiernos y ricos.

  • Despojo y opresión de gobiernos injustos: Los gobernantes ya sea por obtener un beneficio directo o por favorecer a los ricos pueden oprimir a los pobres. El profeta Isaías que fue un profeta del siglo VII a.C. y ministró en un palacio proclamó juicio contra los gobernantes opresores “Jehová vendrá a juicio contra los ancianos de su pueblo y contra sus príncipes; porque vosotros habéis devorado la viña, y el despojo del pobre está en vuestras casas. ¿Qué pensáis vosotros que majáis mi pueblo y moléis las caras de los pobres? dice el Señor, Jehová de los ejércitos” (Is. 3:14,15). De igual forma el profeta Amós dijo “Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas.” (Am. 5:11)
  • Altos intereses: Como contribución a la pobreza es el endeudamiento del cual no pueden salir a causa de intereses muy grandes. Éxo_22:25  “Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.”
  • Injusticia en juicio: Muchas veces existe discriminación en cuanto a la aplicación de la ley y el derecho hacia los más pobres, lo cual es injusticia que los mantiene en la misma situación. Tanto legisladores como jueces deben prever su difícil situación “No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo.” (Lv. 19:15). El proverbista, el rey Lemuel fue exhortado por su reina madre “Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende la causa del pobre y del menesteroso.” (Pr. 31:9).
  • Injusticia laboral: Ligado a lo anterior están las injusticias que puede hacer un patrón sobre sus trabajadores. Deuteronomio 24 prevee esta situación y les exhorta a ser misericordiosos, humanos y justos para con ellos. “Y si el hombre fuere pobre, no te acostarás reteniendo aún su prenda. No oprimirás al jornalero pobre y menesteroso… En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo; pues es pobre, y con él sustenta su vida; para que no clame contra ti a Jehová, y sea en ti pecado.” (Dt. 24:13-15).

Por tanto, hay situaciones ajenas a la voluntad propia del pobre que lo hace mantener en esa situación y esta tiene que ver con injusticia de los empleadores y ricos, avalada por el gobierno o promovida por ellos. “No te sorprendas si en algún país ves que se oprime al pobre y que se hace violencia a la justicia y al derecho, porque a un alto oficial lo encubre otro más alto, y otros más altos oficiales encubren a estos dos.” (Ec. 5:8, DHH)

Ante la situación anterior es importante que se eduque a las futuras generaciones y a los más pobres en el uso de las finanzas, pero no solo eso, también en los mandamientos y valores bíblicos que les eviten caer en imprudencias y motivarles a la diligencia. Respecto a las causas externas como son las injusticias requerimos como ciudadanos orar y saber elegir a nuestros gobernantes, generar movimientos sociales que demanden trato justo en lo laboral y mejores ingresos, conciencia social, atención de los pobres por el gobierno, etc.