Muchas ciudades históricas han sido conocidas por su pecado como Sodoma y Gomorra, pero otras por su influencia maligna de contaminar con pecado a otras. ¿Cuál es la gran prostituta de la cual habla este capítulo? El contexto del pasaje es el derramamiento de las siete copas de la ira (Ap. 16), donde se menciona al final el juicio sobre la gran Babilonia, el reino de la bestia. Uno de los siete ángeles que derramó una de las siete copas llamó a Juan para enseñarle la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas (v. 1) ¿Se refiere esto a un lugar conocido por Juan o es algo simbólico? El ángel continuó con su descripción mencionando que ella fornicó con los reyes de la tierra, y los habitantes del mundo se embriagaron con el vino de su fornicación (v. 2). En el Antiguo Testamento nos dice que la ciudad de Nínive fornicó con las naciones con su idolatría (Nah. 3:4), esto se refiere que en su poderío con que conquistó a los pueblos los arrastró hacia el mal, lejos de Dios. También se dice que Israel se prostituyó dejando la fidelidad a Dios y volviéndose homicida (Is. 1:21). La caída de Babilonia se anunció desde Ap. 14:8 por haber llevado al mundo a emborracharse en la prostitución de la idolatría del anticristo.

La visión de la gran ramera y la bestia

El ángel llevó a Juan en el Espíritu al desierto, lugar de desolación, pero no el mismo al que huyó la mujer perseguida por el dragón (Ap. 12). Allí vio una mujer sentada en una bestia escarlata (roja) llena de nombres de blasfemia contra Dios con 7 cabezas y diez cuernos (v. 3). Ese monstruo es el mismo que aparece en Ap. 13:1 como la bestia de la tierra. La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, estaba adornada de piedras preciosas y llevaba una copa de oro llena de abominaciones e inmundicia de su fornicación (v. 4). En la frente decía: Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra (v. 5). La mujer estaba ebria de la sangre de los santos y de los mártires. Juan quedó muy asombrado de ello (v. 6). ¿Qué ciudad tenía la sangre de los santos y de los mártires de Jesús? una podría ser Jerusalén donde también murió Jesús, la otra era Roma donde el imperio romano fue el culpable de la muerte de muchos santos. Babilonia para los judíos evocada la ciudad del cautiverio, la que destruyó la ciudad de Dios y su templo, la que mató a los herederos de la promesa, la ciudad de poder e idolatría.

Explicación de la visión:

La bestia y sus siete cabezas: El ángel preguntó a Juan de qué se asombraba y ofreció explicarle el misterio de la mujer y de la bestia (v. 7). A continuación el ángel expresa una frase de difícil interpretación: Dicha bestia era, no es y está para subir del abismo e ir a la perdición (v. 8), a diferencia de Cristo quien es el que es, era y ha de venir; su ascenso causará el asombro de los seres humanos que no están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo al ver su aparición. En Ap. 13:3 una de las cabezas heridas se sana y la gente se maravilla por ella. ¿Es la bestia un imperio de varios reyes o se refiere a una persona determinada? continuemos con la explicación del ángel.

Con una especie de adivinanza para la gente con sabiduría el ángel dice que las siete cabezas son siete montes sobre los cuales se sienta la mujer (v. 9); una respuesta fácil sería decir que el imperio romano caracterizado por siete cabezas era en la que se asentaba la ramera (Roma). Pero en el versículo 10 descarta esta idea y nos dice que los montes no son montes reales sino 7 reyes: cinco caídos, uno que es y el otro que no ha venido, pero este rey venidero duraría poco tiempo. Si seguimos la idea de Ap. 13 diremos que la última cabeza es a quien llamamos el anticristo y diríamos que es un rey futuro que estará actuando por tres años y medio. Pero no vayamos tan rápido, esto se complica cuando el ángel menciona que la bestia que era y no es, es el 8vo rey, que es parte de los siete, y va a la perdición (v. 11), con lo anterior se refiere al séptimo que muere y supuestamente resucita como si fuera Jesucristo (pero es anticristo). Ahora bien, el hijo de perdición es el anticristo mencionado por Pablo (2 Ts. 2:3). En la misma carta Pablo expresa que el misterio de la iniquidad ya estaba en operación pero no de forma manifiesta porque algo lo detenía (2 Ts. 2:6,7). A mi entender la bestia es un espíritu de iniquidad manifestado en diferentes reyes o gobernantes históricos que están en contra de Dios, pero falta que se manifieste en forma total y será en el tiempo postrero.

De lo anterior podemos deducir que el ángel se refería a 5 reyes romanos caídos ya, el sexto era el que estaba en el tiempo de Juan; o que se refería a reyes opositores a Dios del pasado y no necesariamente romanos como lo fue el faraón o Antíoco VI Epífanes, por ejemplo. Si nosotros observamos la descripción de Ap. 13:2 la bestia tiene apariencia de leopardo, pies de oso y boca de león; que comparado con el libro de Daniel 7 reúne características del imperio babilónico, griego y medo persa; por tanto, dicha bestia contiene lo peor de dichos imperios mundiales concentrados en una persona y representado por distintos reyes anteriores.

Los diez cuernos: El ángel explica que son 10 reyes, que recibirán poder en el futuro por una hora junto con la bestia (v. 12), es decir, serán parte del último reino. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y autoridad a la bestia (v. 13); es por ello que Daniel 7:7 menciona que la bestia tenía 10 cuernos y del cual surge el cuerno pequeño. ¿Cuál es su propósito? pelear contra el cordero (son anticristos), pero el cordero los vencerá, “porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.” (v. 14) Aquí el cordero sale a enfrentarse con estos reyes que se unen a la bestia o cuerno pequeño y los vence en virtud de ser el rey verdadero. Juan menciona a los que están con él como llamados, elegidos y fieles que vencen también al maligno y su reino.

Las aguas: El ángel le explica que las aguas donde se sienta la ramera son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas (v. 15). O sea que tiene o tendrá una influencia mundial.

El castigo de la gran ramera

El ángel le explicó a Juan que los diez cuernos, los diez reyes del futuro aborrecerán a la ramera, no se nos dice la causa, pero tal como permitió con su pueblo Israel lo hará con Babilonia: “por tanto, he aquí que yo reuniré a todos tus enamorados con los cuales tomaste placer, y a todos los que amaste, con todos los que aborreciste; y los reuniré alrededor de ti y les descubriré tu desnudez, y ellos verán toda tu desnudez.” (Ez. 16:37) la ramera fornica con cualquiera, pero ellos no la aman, y al final la desolarán, y dejarán desnuda; se comerán sus carnes, y la quemarán (v. 16). Todo esto es parte del decreto divino, “Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso” (v. 17), así ellos se pondrán de acuerdo y darán su reino a la bestia para que se cumpla lo que Dios determinó, él está en control de todos los acontecimientos.

¿Quién es esta mujer? el ángel responde que es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra (v. 18), en el momento de Juan esta era Roma. Pero Roma cayó en el año 476 d.C. ¿se refiere a este el cumplimiento profético de este capítulo? la primera Babilonia a la cual los judíos fueron cautivos cayó bajo los medopersas, luego surge otra que se opuso ya no a Israel sino al pueblo de Dios, la iglesia, la cual fue el imperio romano y que representa esta segunda Babilonia que también fue destruida. Actualmente la iglesia sigue perseguida en los países musulmanes, hinduistas y ateos de África y Asia, ¿Habrá una futura ciudad con estas características que sean como una tercera Babilonia? es posible. En el capítulo 18 de Apocalipsis veremos más sobre la identidad y caída de esta terrible ciudad.